Los ataques de Calderón al PRI

Los ataques de calderón al pri

Las críticas que el presidente mexicano Felipe Calderón virtió contra el PRI hace unos días en la Universidad de Stanford, California, donde fue el orador invitado de la generación 2011, han resonado fuerte tanto en México como en Estados Unidos.

Basado en lo que vivió en su niñez y juventud, cuando el partido tricolor gobernaba de manera hegemónica el país, Calderón recordó la serie de calamidades que los mexicanos sufrieron bajo ese régimen autocrático en el que todos los gobernadores y todos los senadores eran del mismo partido.

“Durante muchas décadas”, precisó, “ese único partido controlaba todo: lo que se permitía decir a los medios, lo que debían enseñar en las escuelas, qué conciertos de rock se permitían, ¡todo! Cuando los estudiantes como ustedes protestaban, eran masacrados. Muchos oponentes del régimen, simplemente fueron desaparecidos”, dijo el mandatario.

Quienes vivimos en México parte de esa época no podemos desmentir a Calderón.

Durante los 71 años que gobernó el PRI, efectivamente, el país se caracterizó por ser la dictadura perfecta, como la llamó el Premio Nobel de LIteratura, Mario Vargas Llosa. Nadie se atrevía a criticar al presidente, no había competencia política de otros partidos y, ante la represión y las matanzas que se dieron, entre ellas la del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco y la del 10 de junio de 1971 en el casco de Santo Tomás, no había otra opción que callar o arriesgarse a ser silenciado por el gobierno.

Hasta ahí, lo dicho por el presidente es irrebatible, por más doloroso que sea para los priistas, que preferirían que olvidáramos ese amargo pasado. El problema con el discurso de Calderón es que, a partir de las demoledoras críticas que le hizo al PRI, se abstuvo de hacer un recuento objetivo de lo que han sido los gobiernos panistas.

En su alocución, el mandatario se limitó a destacar que poco a poco la fuerza de la democracia empezó a crecer en México y fue así como se logró dar la alternancia política que ha permitido ya el triunfo dos administraciones del PAN.

[vs id=”9000″]

El presidente, sin embargo, no mencionó los graves problemas que enfrenta México como la violencia generada por el narcotráfico, la creciente desigualdad social y la migración hacia Estados Unidos que, en gran medida, se deben a la ineficiencia de su administración.

En este sentido, es entendible que su discurso –de tintes claramente partidistas- haya levantado ámpulas entre los priistas que lo acusan de haber aprovechado el foro de Stanford para golpearlos con miras a las elecciones del 2012.

Calderón, por supuesto, está en su derecho de recordarle a la ciudadanía el negro pasado priísta. En la política y en la guerra todo se vale y el presidente ha demostrado que luchará con todos los medios que tiene a su alcance para evitar que el Tricolor regrese a Los Pinos. Sin embargo, debe estar preparado para que estos ataques no se le reviertan. No debe olvidar que, a la hora de hacer el recuento de los daños, la ciudadanía no sólo incluirá a los gobiernos priistas sino también a los panistas.

Y, por desgracia, ni Vicente Fox ni él saldrán bien librados.

 

Artículo anteriorJorge Luis Borges, el mito, y un cuento
Artículo siguienteA Path with Heart: The woman in black
Maria Luisa Arredondo
María Luisa Arredondo nació en la ciudad de México y es egresada de la carrera de Comunicación de la Universidad Iberoamericana. Es Directora Ejecutiva y fundadora del portal Latinocalifornia.com. Escribe la columna política "Enlace" para el diario La Opinión de Los Angeles y es directora del Comité de Comunicación y Relaciones Públicas de la Asociación Mexicana de Tecnología, Empresariado y Cultura (TECMA) del condado de Orange, creada para promover inversiones entre México y Estados Unidos. Trabajó durante 16 años para La Opinión, donde fue reportera y editora de varias secciones, entre ellas la primera plana. Fue también productora de noticias para la estación de radio La Voz en el condado de Orange y presentadora del programa "Contrapunto" para la cadena Telemundo. En México fue jefa de redacción de la Revista Latinoamericana Visión y de la Revista Económica Progreso. Ha ganado numerosos reconocimientos, entre ellos el Premio Frank del Olmo a la Periodista del Año de la National Association of Hispanic Journalists (NAHJ), el premio a la mejor columna editorial de New America Media y el premio a la mejor serie educativa de California Teachers Association, así como varios primeros lugares de la organización National Association of Hispanic Publications. También está considerada por PR Newswire como una de las 100 periodistas hispanas más influyentes de Estados Unidos.

Comments are closed.