Los Jázaros, el Imperio Judío

Los jázaros conformaron un gran imperio comercial en el siglo VII que incluía el territorio que hoy ocupan Ucrania, Crimea, el sur de Rusia, Kazajistán y Uzbekistán.

Origen

Está comprobado que formaron parte del Imperio Aketzali, en el siglo V, del cual se separaron cuando este fue dominado por el Kanato Túrquico Occidental.

A partir de allí fundaron su propio imperio, que los llevo a conquistar tribus vecinas búlgaras, caucásicas y eslavas. Adoptaron prácticas agrícolas y comerciales, lo que les permitió convertirse en un fuerte centro comercial, facilitado en gran medida por su posición geográfica.

El territorio conquistado conectaba el Lejano Oriente con el Imperio Bizantino, por donde debían pasar las tribus eslavas, bizantinas y árabes del Califato, cuyas caravanas debían pagarles tasas aduaneras, que contribuían a la prosperidad del imperio Jázaro.

Otomanos

En el año 644 el Califa Umar ordenó a sus tropas expandirse hacia el Cáucaso, y en el año 652 se libró la batalla de Balanjar, donde los jázaros rechazaron la invasión y mataron al comandante árabe, Abd ar-Rahman ibn Rabiah, Esta derrota replegó las tropas otomanas, que desistieron su avance hacia tierras jázaras.

Bizantinos

La relación entre los Jázaros y el Imperio Bizantino era excelente. Dos de sus emperadores (Justiniano II y Constantino V), se casaron con mujeres jázaras. Y los jázaros ayudaron militarmente al emperador Heraclio en su campaña contra los sasánidas.

Tengrismo

Los jázaros conocían el cristianismo y el islamismo a través de su interacción con bizantinos y árabes, así como por sus tratos con los mercaderes, pero no adoptaron ninguna de las dos religiones. Su religión original era el Tengrismo, una religión animista que adoraba al “Dios del Cielo”, basado en el espíritu de la naturaleza y veneración a los antepasados.

Judaísmo

En el siglo VIII muchos colonos judíos, expulsados por la expansión del imperio otomano, fueron muy bien recibidos y se integraron a las tierras jázaras, a tal punto que, el rey Jázaro Bulán se convirtió al judaísmo en el siglo IX, para luego convencer a gran parte de su pueblo a seguirlo. El judaísmo fue adoptado como religión oficial, siendo el primer (y único) imperio judío. Esta decisión llevo al Imperio Jázaro a enfrentar a los Imperios Bizantinos (Cristianos) y Otomanos (musulmanes),. Es importante aclarar que, los Jázaros toleraban otras religiones y todas las creencias convivían pacíficamente en su reino.

Final del Imperio

En el siglo X (año 965), Sviatoslav I, Gran Príncipe de Kiev, al mando de las tribus eslavas del este, unidas bajo el Rus de Kiev, lanzó una campaña contra los jázaros, a quienes derrotó, destruyendo su cultura, a tal punto que la información escrita acerca de este pueblo solo se puede obtener de fuentes bizantinas y árabes.

Judíos Askenazíes

Para explicar la importancia del Imperio Jázaro, debemos aclarar que los judíos de la diáspora se dividen entre Sefaraditas y Askenazíes, los primeros provenientes de la península Ibérica (Sefarad es España) y los segundos del Cáucaso Oriental.

Gracias a los actuales estudios de ADN, podemos saber que los judíos Askenazíes son descendientes directos de los Jázaros, y el idioma Yiddish hablado por ellos, nació en aquella zona.

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba