lunes, noviembre 23, 2020
More

    Las armas y letras en México lo llaman estrategia cultural

    Violencia en JuarezEn sus planes, proyectos y discursos, los políticos –que se supone están ahí para ayudarnos- hablan de estrategias de muy distinta índole, las que buscan aminorar la violencia y sus nefastos efectos en toda la sociedad.

    Como se sabe, no todas las estrategias gubernamentales son exitosas y esto se debe, entre otros posibles factores, al desconocimiento que los propios políticos tienen de los problemas que pretenden solucionar. Los recursos económicos por sí mismos no son capaces (nunca lo han sido) de resolver las crisis de una comunidad.

    El problema de la violencia en México se ha incrementado notablemente durante la última década y las causas de esto son múltiples; no podríamos asegurar que la llamada guerra al narco sea la única razón por la cual las páginas de los diarios amanecen día a día teñidas de color sangre. La realidad es que la violencia mexicana se inserta en un esquema socioeconómico planetario en el que los países del tercer o cuarto mundo, como siempre ha sido, deben pagar los platos rotos.

    Para Charles Bowden, escritor estadounidense experto en el tema de la violencia en la frontera, lo que ocurre en Ciudad Juárez –por citar el ejemplo más representativo- no es sino el resultado del atenazamiento que las fuerzas de los grandes capitales ejercen sobre los miserables del mundo.

    No solamente quieren su mano de obra barata, quieren también su sangre.

    La violencia engendra violencia, dice el lugar común, y es verdad. Es muy fácil para un observador medianamente curioso darse cuenta de cómo en las comunidades donde esta lacra ha echado raíces, las acciones violentas se constituyen en una suerte de ethos local, una manera de ser y estar, de justificar la propia existencia en el mundo.

    Si uno viaja a sitios como Ciudad Juárez o Tijuana, no sería difícil encontrar familias enteras que sobreviven gracias a la comercialización de drogas ilegales, lo que para ellos implicará en algún momento dirimir las diferencias con la competencia en el tribunal de las balas; es decir: matando.

    Los más jóvenes ya han nacido en una situación de violencia endémica y no conocen un sólo camino que les permita abandonar este infierno.

    La verdad es que como lector atento de la realidad uno debe ser muy realista y reconocer que para estos muchachos las posibilidades de abandonar por sí mismos estos escenarios de muerte son sumamente escasas; por eso creo que la participación de los demás es más que necesaria. La sangre derramada en las calles nos interpela a todos.

    Ahora bien, ¿cómo tomar las medidas más acertadas en la promoción de una cultura de paz?

    Como he señalado líneas arriba, la escalada de violencia en México y el mundo obedece a causas múltiples y reclama, por eso mismo, soluciones igualmente elaboradas.

    Lamentablemente siempre se asocia la violencia a la marginación social y se suele atacar el problema con patronazgos que, más pronto que tarde, habrán de demostrar sobradamente su ineficacia. Acotar las fuerzas de la destrucción implica, además de dinero, la promoción de valores concretos, los que hagan posible que las personas crezcan, se desarrollen y adquieran una mirada más completa del mundo en el que viven.

    Me viene a la cabeza en este momento el caso del ex alcalde de Bogotá, Sergio Fajardo, un matemático que se acercó a la política precisamente porque buscaba incidir positivamente en su comunidad, en específico aminorando el violencia rampante que la convulsionaba.

    Ya como alcalde en funciones, Fajardo fue capaz de promover un proyecto de promoción de valores culturales que muy rápidamente demostró su efectividad; se trataba de la creación de bibliotecas, escuelas de música, impulso de artistas callejeros, talleres de diálogo y encuentro, entre algunas otras actividades.

    Para Fajardo su trabajo consistió no en otra cosa que en la participación del estado en la promoción de escenarios en los que la propia gente habría de desenvolverse.

    Esto es, desde mi punto de vista, fundamental: la reparación de la fibra social dañada no habrá de ocurrir por decreto, sino que sólo habrá de suceder cuando las propias personas se asuman como responsables de la construcción de su futuro. Lo mejor que puede hacer un gobernante es fomentar la independencia de los miembros de su comunidad.

    El caso Medellín es, precisamente por exitoso, ejemplar. Hasta el día de hoy es posible que las personas de esa localidad colombiana puedan acceder a la infraestructura desarrollada en gran parte durante la administración de Fajardo; no sería exagerado afirmar que el rostro de dicha ciudad ha cambiado para siempre gracias a esta iniciativa y, lo más importante, que lo mismo podría ocurrir en cualquier otra ciudad que decidiera incluir la promoción de la cultura como un elemento de resistencia a la violencia.

    ¿En qué consiste específicamente esta idea?

    Como he dicho anteriormente, se trata de que las autoridades en necesaria y estrecha colaboración con los ciudadanos sean capaces de dialogar en torno a proyectos viables de fomento de actividades culturales.

    Que no se olvide que estas prácticas, además de ser una claro frente de resistencia pacífica ante los desplantes de los violentos, pueden generar un sentimiento de pertenencia, de identidad de grupo, que es precisamente lo que muchos muchachos buscan al adherirse a las pandillas de maleantes.

    Conviene no olvidar que la promoción de actividades culturales no puede ser una imposición hecha desde arriba sino el resultado de los esfuerzos ciudadanos, los cuales puede potenciarse gracias a la estructura del poder institucional.

    El problema, lo veo claro, es que dentro de la competencia natural entre los políticos, pocos serían los gobernantes capaces de mantener un bajo perfil en estas tareas, pues a toda costa muchos de ellos buscarían una posición visible y reclamarían reconocimiento personal.

    En ese sentido los ciudadanos deben reconocer el gran poder que tienen en sus manos y deben ser capaces de organizarse en ONG´s o cualquier otro tipo de asociación que sirva de contrapeso a las tentaciones de sus dirigentes. La cultura -que no se olvide- se forja en las calles, en lo cotidiano, en las múltiples corrientes de la vida simple.

    Se trata, pues, de generar un esquema de participación ciudadana que pueda interactuar con el poder instituido. Se trata de generar zonas de creación común, encuentro, diálogo y reconocimiento de los miembros de una sociedad desarticulada por las dentelladas de la violencia.

    Se trata de actuar, de no recular y de enfrentar este problema tan doloroso y tan oscuro, todo con la intención de hacer de nuestro mundo, es decir, de nuestro entorno inmediato, un espacio más humano, más justo y más lleno de esperanza.

     

    Alex Ramirez-Arballo
    Alex Ramirez-Arballo
    Álex Ramírez-Arballo. Profesor de cultura y literatura latinoamericanas en la Pennsylvania State University. Doctor y maestro en literaturas hispánicas por la University of Arizona. Poeta y escritor. En el mundo académico imparte cursos de lengua y literatura latinoamericana, así como un taller de composición para hablantes nativos durante las primaveras. A la fecha ha publicado cinco libros de poesía, uno de crónicas y un libro de ensayos: Las comuniones insólitas (ed. UNISON 1998); El vértigo de la canción dormida (Ed. UNAM 2000); Pantomimas (Ed. ISC 2001); Oros siempre lejanos (Ed. ISC 2008); Las sanciones del aura (Ed. ISC 2010); en crónica: Como si fuera verdad (Ed. ISC 2016). Su libro de ensayos se titula Buenos salvajes –seis poetas sonorenses en su poesía (Ed. ISC 2019). Ha sido ganador de premios de poesía a nivel local (Sonora) Libro Sonorense (2000, 2010, 2015 y 2017) y nacional, como el premio Clemencia Isaura (1999), los Juegos Trigales del Valle del Yaqui (2001), mención honorifica en el premio Efraín Huerta de poesía (2001), así como los premios binacionales Antonio G. Rivero (1998) y Anita Pompa de Trujillo (2006). Ha sido articulista de El Imparcial (Hermosillo), La Opinión (Los Ángeles) y actualmente es escritor en la revista iberoamericana Letras Libres. Sobre su obra poética, el Diccionario de escritores mexicanos dice: “La poesía de Álex Ramírez-Arballo se proyecta como una exploración dentro de los territorios del pasado, la oscuridad y la ausencia. Esta sensación de vacío surge porque los elementos verbalizados son definidos no por lo que son, sino por lo que un día fueron: la infancia, el amor, el lenguaje, etcétera. En sus poemas proliferan las imágenes relativas al fenómeno de la mirada, la enunciación poética, el inconsciente y los procesos del sueño”.

    Notas relacionadas

    La frágil democracia estadounidense

    Donald Trump insiste en no reconocer su derrota, enfrascándose en una especie de golpe de estado en cámara lenta y a plena luz del día.

    Venezuela: ex viceministro Villegas en el Fogón de Hispanic LA (VIDEO)...

    Ex viceministro y embajador venezolano, la situación post-electoral en Estados Unidos y reportes sobre el COVID-19 desde Argentina, El Salvador, México, EE.UU. y Canadá en el Fogón del 21 de noviembre.

    HispanicLA apoya  a Xavier Becerra para secretario de Justicia

    Hispanic LA le pide al presidente electo Joe Biden que elija a Xavier Becerra como el próximo secretario de Justicia de Estados Unidos

    1 COMENTARIO

    1. Por ahi anda un video que habla de lo que esta viviendo Mexico en estos dias. La premisa del video es que Mexico esta como esta por los valores tan pobres de la gente. La gran mayoria de personas buscan como no pagar impuestos, salirse de pagar multas, adelantarse en las filas, etc. O sea que busca hacer trampa y lograr sus objetivos sin tener que pagar las consequencias. Esta es una mentalidad pobre.

      Yo mismo visite Guadalajara hace unos meses y me di cuenta de la corrupcion a plena vista. Malandros y policias interactuando como viejos amigos. Logre escuchar al malandro decirle al policia: “No multes a este y aquel carro porque son de mis camaradas–y aqui te va para tu refresco.” Señores, a mi no me lo contaron, yo lo vi y lo oí. Y todo porque el ruido del bar a la vuelta de mi hotel era demasiado y no me dejaba dormir.

      En fin, entiendo el argumento de Alex. Es un sueño, un deseo, una esperanza. Ojala el pueblo Mexicano, y todo LatinoAmericano, puedan enderezar sus caminos antes de topar fondo en el caos de la violencia social o de una guerra civil.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    cinco × 3 =

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Lo más reciente

    La frágil democracia estadounidense

    Donald Trump insiste en no reconocer su derrota, enfrascándose en una especie de golpe de estado en cámara lenta y a plena luz del día.

    Venezuela: ex viceministro Villegas en el Fogón de Hispanic LA (VIDEO)

    Ex viceministro y embajador venezolano, la situación post-electoral en Estados Unidos y reportes sobre el COVID-19 desde Argentina, El Salvador, México, EE.UU. y Canadá en el Fogón del 21 de noviembre.

    HispanicLA apoya  a Xavier Becerra para secretario de Justicia

    Hispanic LA le pide al presidente electo Joe Biden que elija a Xavier Becerra como el próximo secretario de Justicia de Estados Unidos

    Las inscripciones a los estudios clínicos de la vacuna contra el COVID-19 a cargo de UCLA y del Instituto Lundquist está...

    Las inscripciones a los estudios clínicos de la vacuna contra el COVID-19 a cargo de UCLA y del Instituto Lundquist están abiertas en Los Ángeles

    En estas elecciones se plasmó la identidad latina

    Los latinos están estableciendo su identidad como parte del pueblo estadounidense y en contra de una cultura de opresión, odio, racismo y violencia que los rechaza. Veremos una definición más nítida de la identidad latina tomando forma.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,575FansMe gusta
    1,973SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Cuatro poemas de la revolución mexicana

    Pablo Neruda: A Zapata; Salvador Novo: Del pasado remoto; Salvador Novo: Del pasado remoto; Manuel Maples Arce: Vrbe, superpoema bolchevique en 5 cantos

    Jacques Mesrine: Contigo en el infierno

    Jacques Mesrine, hijo de un industrial parisino, decidió convertirse a los 23 años en un asesino. “Uno de esos salvajes animales criminales que matan a sangre fría, una criatura de carne y hueso que no siente el menor remordimiento”

    HispanicLA apoya  a Xavier Becerra para secretario de Justicia

    Hispanic LA le pide al presidente electo Joe Biden que elija a Xavier Becerra como el próximo secretario de Justicia de Estados Unidos

    Why do Mexicans Have so Many Kids?

    To those of you who are waiting to start a family I would suggest this: don’t even look at a Mexican woman the wrong way, especially if she still has her catholic school uniform, because you could end up a daddy before you know it.

    Trump y los evangélicos blancos: el porqué de tanta hipocresía religiosa

    Detrás de todos los argumentos, del encubrimiento de la mentira, la estrategia de la derecha conservadora es controlar el sistema judicial de Estados Unidos. Específicamente tomar control de la Corte Suprema de Justicia y los circuitos judiciales federales. Trump es solo un instrumento de utilidad