Tendencia

Morena Garcia: nuestra escritora invitada al Fogón este viernes 7 de julio

Morena García nació en la ciudad de Rosario en 1978. Militante, travesti, escritora y poetisa, es activista  del cupo travesti/trans Alejandra González en la Universidad Nacional de Rosario y miembra de Comunidad Travesti/Trans de esa ciudad.

Escribe artículos para las revistas  Rea, Anfibia, Manifiesta, Paco Urondo, Página 12, Diario  La Capital, Agencia Presente, La Tetera y Sudestada, entre otros.

Fue disertante en la Filfem y participó como invitada y expositora del Festival Internacional de Poesía de Rosario ( F.I.P.R.). Expuso trabajos realizados para la Escuela de Teatros y Títeres de la provincia de Santa fe. Actualmente colabora en Puntos Suspensivo Ediciones; Mocha Celis, y otras antologías varias. Expuso en la Feria del libro de Buenos  Aires, Argentina,  «Nosotrxs movemos al mundo edición 2020-2023». Estuvo a cargo de las capacitaciones Programa Nacional de Educación Sexual Integrada (ESI)   para Amnistía Internacional.

Es autora de los libros: «Una sospecha de maquillaje» editada por Puntos Suspensivos Ediciones y  «Las mil formas de la noche»,  una novela gráfica que tiene como protagonista a la cantante, compositora y modelo local Ayelén Beker.

No es poco

Con lo que nos costó encontrarnos en es ochava
con los difícil que fue mostrarle a esta ciudad en llamas nuestra piel de aguacero.
¿Ahora te vas? ¿Ahora que las cabezas nucleares no apuntan contra nosotros?
¿Ahora que los perros están atados?
¿Con los que nos costó besarnos frente a los leones?
¿Con lo que nos dolió la mirada inquisitiva?
¿Ahora me decís que no podés?
¿Ahora que las flores del Jacarandá nos siembran una alfombra?
Entiendo
fue demasiado
te digo mientras metés en la mochila nuestros corazones descosidos.
Entiendo.
No te voy a pedir coraje ni aguante.
No voy a exigirte el último sacrificio.
Aprovechá y disolvete en el margen de la luna.

Justo cuando pensaba en ordenar lo que me queda.
Justo cuando la noche empezaba a ser sólo una opción.
Caminá tranquilo, con tu morralcito lleno de monedas para esos deseos incumplidos.
Alguna fuente en el camino te permitirá pedirlos.
Mientras tanto, yo le voy a pedir a las horas que habitan la madrugada que me dejen dormir.
Que sean mansas.
Que no agiten las emociones que crujen en mi cuerpo.
Le voy a pedir por vos
que puedas camuflarte.
Amante de la primera trinchera.
Aquel que estaba dispuesto a dar la batalla pero no ver las heridas.
Voy a pedirle a las horas de la madrugada que velen por tu partida.
Que me permitan el pasaje seguro a tu morada prometida.
Voy a prender esa vela que guarde para todas las posibles brujerías
y te dejo ir.
Justo cuando el mundo se había desarmado.
Te dejo ir.
Justo antes del alba.
Justo antes de la mañana.
Te dejo ir llevándote la luz.
Dejándome solo con esta llama que tirita.
Te dejo ir pensando qué hubiese sido de nosotros si te hubieses quedado solo,
solo por hoy.
Buenos días, que no es poco.
Con lo que cuesta amanecer.

Lee también:   Alina y su abuela, un cuento de Adriana Briff

Memoria

I.
¿Cómo te distingo entre este océano de grises?
¿Vas a llevar un pañuelo blanco que impacte en estos ojos que no miran?
¿Cómo te distingo entre tantas cabezas que buscan el suelo?
Dejame la sal de tu frente y tu último grito indeclinable.
Dejame el latido presuroso que derrite los barrotes.
Dejame los labios sellados con verdades, yo sabré abrirlos.
Yo sabré cuando sea el tiempo.
Ese tiempo que fue infinito entre vos y los muros.
Este tiempo que se venció al estrellarse con mi memoria.
El alarido de tu piel no tiene jaula. La jaula es el resto.
Dejame tus ojos como testigo perenne de todas nuestras aventuras.
La aventura de encontrarte libre en todos los rincones.
La alegría de que venga a mí como una ráfaga tu pelo, que se tiñe de noche y desaparece [mientras me despierto susurrando tu nombre que todavía no está escrito en piedra.
Dejame la noche y tus pies descalzos chapoteando en los charcos de luna.
Dejame el día.
Llevate el frío.
Dejame el día que me empuja a tu encuentro.
Dejame el día y que la muerte se haga chiquita en el rincón y déjame tu recuerdo
para que pueda palparlo en esta oscuridad que me hace dar tumbos.
Dejame fuego para todos los propósitos.

Dejame traerte.
Dejame ese aroma y la seguridad que siento al oler tu foto.
Dejame que te busque.
Dame pistas.
Dame otro tiempo.
Dame la mano.
Dame un beso en la frente y uno más por si tengo que encarar una despedida.

II.

Poesía no contada.
Poesía reprimida.
El mutismo de los gorriones
el silencio de los estúpidos corderos.
La bota fuerte contra el suelo.
La sal azul de la vieja herida.
Muerte anunciada, profecía fallecida.
Los perros son dueños de la calle y las corridas.
El fuego consumido en las letras
los libros ardiendo en desconsuelo
la sangre evaporada y la vida.
La vida que no se cuenta en ese relato
ilegibles
como páginas que se pegan enmohecidas.
La sombra y el rastro dibujados en la ochava de la complíce Catedral de las mentiras.
Los sueños no se desaparecen,
los sueños vuelven en forma de olas
incesantes, porfiadas, repetidas.
Podrán matar el cuerpo
podrán quitar la vida.
Podrán congelar una partícula minúscula en la cúpula del tiempo
pero no podrán desaparecer la poesía.
El relato se vuelve objeto filoso en la muralla
el silencio como punto de partida.

Lee también:   Levantamiento popular y un grito desesperado

Las mil formas de contarnos
entre códigos
con las uñas doblándose en la pared hendida.
Tu cuerpo y tu cuero como sábana de piso.
Los ojos buscando la salida.
La posición fetal
la juventud tendida.
Las ganas de más, las llagas de la lengua.
La voluntad presa pero no sometida.
El falso oro reluciente.
Charretera triste
presos ellos de tantas ganas vividas.
Presos ellos por las tumbas rendidas.
Voy a juntar el puñado de memoria y lanzarlo al viento.
Que tu nombre se vuelva respirable
que tu recuerdo sea inevitable.

Podrán matar el cuerpo.
Podrán quitar la vida.
Podrán congelar un partícula minúscula en la cúpula del tiempo
pero no podrán desaparecer la poesía.

III.

Todo no está guardado en la memoria.
La memoria es selectiva
la memoria tiene márgenes.
La memoria tiene formas de disimular como cuando de no tener memoria se trata.
He aquí nosotras.
He aquí nosotras frente a la memoria
desaparecidas también.
Torturadas desde siempre.
Sometidas desde antes, el durante y el después.
No existió para nosotras primavera.
Más bien un crudo invierno dónde las botas de antaño se volvían borregos.
Exiliadas.
De todo. De la vida.
De la familia que no nos exilió.
De los amigos que no sabían de exilios.
Deshilachadas.
Retazos travestis desperdigados por todos lados.
Pueril juguete de los caprichos militares.
La razzia.
El golpe en la teta y el desparramo.
Aceite y orgullo.
Aceite, orgullo y calabozo.
Calabozo sempiterno, de barrotes, de la moral ajena.
De la religión ajena.
Del deseo de erradicar lo que nadie iba a reclamar.
La jaula o el vuelo errante.
Opciones que la memoria no recuerda.
Todas las deudas ante el tribunal.
Todas las faltas posibles ante el silencio mortal De la Iglesia.
¡Y ahí está mi hermana!
Una declaración viva de la memoria de las otras.
Un recuerdo latente, una oleada retentiva que le recuerda a la Memoria que nosotras también [fuimos sus hijas.
Y aún así nos desaparecieron.
La justicia tiene truncadas las balanzas. En el ábaco meticuloso faltamos nosotras.
Escribas de nuestra propia historia.
Armando mapas con restos escasos, esquivos, cautivos.
Con fotos ajadas, patrimonio de nadie. Conmemoración de nosotras. Entre llantos y carcajadas.

¡Y ahí está mi hermana! ¡Viva!
Testimonio perenne de todas las desgracias, de todas las idas.
Bandera en girones de nuestra identidad travesti resistida.
Ser político hecho carne. La carne como hecho político indeclinable.
No pudieron doblegar esta bandera identitaria, cosida en todos los telares travestis.
No pudieron.
No pudieron.
No supieron.
Somos el trazo de tinta roja que taparon con el codo.
Somos las semillas al viento en esta tierra desolada.
Somos la amalgama de esta historia mal contada.
Somos una y cientos
una vieja marejada,
que agita y rompe la comodidad de las barcazas que descansan en el recuerdo satisfecho.
Somos esa voz no contemplada.
Hoy aquí, somos.
No víctimas, si no sobrevivientes de una Memoria Inacabada.

Lee también:   36 aforismos entre el fútbol y la fiesta de la vida

Fex

A vos que no tenés los ojos más hermosos, ni que tu piel es poesía.
A vos que tu pelo no es como el sol ni suave como la espuma del mar.
A vos que tus labios no son lso que describen los sonetos.
Te dedico estos versos monstruosos.
Que el mundo se ha plagado de fenicios de la belleza.
Que venden enmarcado en el mercado de lo común, lo que debe ser.
A vos feux, que marcás la sutil diferencia entre lo lindo y la belleza.
Que en el único lugar que fuiste incriptx es en la recopilación de las bestias.
A vos que nos das la talla ni de puta casualidad.
Quiero que sepas que podés y debés habitar mi poesía.
Lo lindo es lindo por consenso.
Pero lo extraño es belleza, una anarquía fracturada en el espejo.

Aguayo

Tengo en este puño cerrado un montón de palabras que aprieto fuertemente y que no quiero dejar ir.
Es que tengo miedo de que si las suelto se vayan resbalando en esta fría escarcha de julio.

Tengo varias palabras que he soltado y se han hecho semillas en la panza de otras
y las solté por curiosidad.
Por el solo hecho de ver cúan lejos podían llegar.
Las tiré como haciendo sápidos en el Paraná y me devolvió camalotes y una boga que prometía un mundo anegado.

Tengo un manojo de palabras que si las aprieto un poco más me van a atravesar la piel.
Ya he liberado varias, muchas no volvieron, otras quedaban desperdigadas en alguna callecita oscura.
Siento que estas no van a ser acogidas, siento que para estas no habrá ni un dulce final feliz.
[ni un home sweet home. Tengo miedo pero no son mías.
Las oí de pasada cuando callaba la mirada.
Estoy obligada a liberarlas. Pues no me pertenecen.
Y pensar que la poesía que conocí hablaba de amores intensos y de balcones florecidos.
Y aquí estoy yo con este amasijo de palabras escapistas que se me filtran entre los dedos y te pregunto
porque tal vez así la despedida sea más suave: Tu poesía,¿va a quebrar este mundo?

Este viernes 7 de julio tendremos la enorme alegría de escuchar y charlar con la poeta Morena García en  EL FOGÓN DE LOS ÁNGELES . Un encuentro de amigos de todos los rincones de las Américas interesados en explorar temas de política, sociedad y literatura  patrocinado por Hispanic LA. El encuentro se realiza en zoom todos los primeros viernes de cada mes, a las 5:00 pm de Los Ángeles, EE.UU. Está abierto al público.  Pedir información y enlace de zoom a nestor@hispanicla.com. Los esperamos!

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights