Historia de una trabajadora del lavaseco con un final feliz

Historia de una trabajadora del lavaseco con un final feliz

***
[ad#Google Adsense 468 x 60 created 07/02/10]
***

Historia de una trabajadora del lavaseco con un final feliz 1

Tras  tres años de silencio y escaso sueldo

Diez agarrones, cinco besos con lengua

Tres trancazos de los grandes, de los que dejan huella fea

de los que cuestan lágrimas, dolor en el vientre y tiempo

Juana Pérez 18, iletrada apenas

mata al jefe cojo, de 60

Coloca su cabeza en la centrífuga

Se sienta sobre la tapa

Toma un Greyhound

Sale de la urbe

Cruza la frontera

Vuelve desflorada, con diez mil en fajos

a su pueblo…

Empieza una escuela para niñas…


Artículo anteriorMAXIMAS Y MINIMAS: El que vota es un pesimista optimista
Artículo siguienteLibros, shmibros
Liza Rosas Bustos
Profesora chilena (Valparaíso, 1970). Reside en Nueva York (EUA) desde hace doce años. Ha colaborado para el periódico literario Puente Latino, Hoy de Nueva York. Forma parte del Espacio de Escritores del Bronx Writer’s Corps. Cuentos suyos han aparecido en las revistas Hybrido y Conciencia. Sus poemas, ensayos, artículos y cuentos han sido publicados por la Revista virtual Letralia de Venezuela. Sus poemas aparecen en las publicaciones mexicanas La Mujer Rota y la Revista Virtual Letrambulario además de Centro Poetico, publicación virtual española. Actualmente se desempeña como profesora de español de segunda lengua en Frederick Douglass Academy II de Harlem y realiza estudios de Doctorado en Literatura Hispánica y Luso Brasileña en Graduate Center, City University of New York.

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.