Poemas apócrifos 5/10: Sevilla para nacer, atribuido falsamente a Federico García Lorca

El Confidencial de España publicaba el 28 de febrero de 2019 que para celebrar, ese mismo día, el Día de Andalucía, “la cuenta de Twitter del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) ha subido unos versos atribuidos al poeta Federico García Lorca que no son suyos”.

Llama la atención que este texto, leo, menciona al puente de San Rafael, inaugurado en 1953, 16 años después de que el presunto autor fuese fusilado por los fascistas durante la Guerra Civil española. 

Dice la fuente, en efecto, que esta es la letra de la canción «Juan Antonio Hurtado», escrita por Gabriel Hurtado Díaz, con música de Alonso Pavón. Se llama “El amor de mis amores». 

Aquí lo recitan unos chicos. A la carrera, parece. 


De esta misma serie

Hispanic L.A.: Poemas apócrifos

10 poemas apócrifos famosos: Unida a la muerte, atribuido a Gustavo Adolfo Bécquer
10 poemas apócrifos famosos: Instantes, atribuido a Borges
10 poemas apócrifos famosos: la carta de despedida de Gabriel García Márquez
Poemas apócrifos 4/10: No te rindas, atribuido a Mario Benedetti

Este es el texto de Gabriel Hurtado Díaz:

Lee también:   Los Ángeles es la capital del odio social en Estados Unidos

Sevilla para nacer. 

Granada para morir. 

Málaga de mis amores, 

¡cómo me acuerdo de ti! 

Cádiz es un blanco pañuelo 

y un suspiro en la bahía. 

Huelva es fandango 

y bandera de Aracena y Punta Umbría. 

Córdoba es mora y cristiana, 

puente de San Rafael. 

Almería y sus parrales. 

Olivares de Jaén. 

Quien reniega de su tierra debería ser castigado. 

Mi orgullo es ser andaluz, 

por todos los cuatro costados. 

El amor de mis amores, 

lo que más quiero en la vida, 

y ésta es mi tierra señores 

y se llama Andalucía.

Sobre esta serie

Los 10 más famosos poemas apócrifos. Una serie que quizás ni se detenga en 10. Un título que reclama una explicación.

La característica principal de la poesía apócrifa es que se atribuye a quien en realidad no la escribió. Pero, ¿es mala o buena?

¿Cuál poema es “mejor”? ¿El que mejor suena si lo leo en voz alta? ¿El que me conmueve, me enamora o entristece? ¿El que cumple con las reglas de métrica, rima? ¿Qué contiene metáfora, sinécdoque, hipérbaton? ¿O no?

Quizás sea, para solaz de Google, el más popular por el día de hoy. 

La verdad es que nos gustan algunos poemas porque los autores, o quienes pensamos que son los autores, son famosos; porque otros piensan que el autor es tan pero tan bueno que sus poemas, o lo que la gente piensa que son sus poemas, son también tan buenos como para difundirlos a como dé lugar. «Esto es indudablemente de García Márquez. Tiene que serlo», nos decimos. 

Lee también:   El peso de la latinidad

En estos días de noticias falsas, en que la verdad absoluta es lo que uno absolutamente cree que lo es, una vez que ese bastardo poético ve la luz en internet ya no es posible desmentirlo, y no hay Fundación Internacional Borges o Fundación Benedetti que valga. 

Esos “trozos falsamente atribuidos al libro original” escribe Jaime Rubio Hancock, comentarista de El Paísa veces son variaciones del original, o escritos a la manera del autor original. El astuto autor a menudo aprovecha que las obras ya son de dominio público en muchos países. Es decir que, explica Rubio, «se han cumplido más de cincuenta años desde la muerte de su autor”

Como dice Cristian Vásquez en Letras Libres: «Muchas personas se empeñan en creer en las citas erróneas por una sencilla razón: es una forma de lograr que los escritores más prestigiosos digan cosas que nunca dijeron, pero que suenan bien”.

Un agradecimiento especial a la chilena Vilma Vidal que mantiene un blog donde anda desfaziendo entuertos y descubriendo verdades sobre la literatura apócrifa.

 

 

 

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

Lee también:   Las múltiples caras de la violencia doméstica 

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado