10 poemas apócrifos famosos: Instantes, atribuido a Borges

Esta es la segunda parte de diez, o más. En cada una presento el poema falsamente atribuido a un poeta reconocido pero que en realidad fue escrito por otro, por lo general anónimo, o desconocido. Y aunque los poemas son poco más que listas, o compendios de consejos superficiales para la vida, resuenan, se difunden y se conocen tanto o más que los originales. Con esto pretendo corregir una injusticia, so pena de cometer otra, que es difundir aún más los falsos. Pero, «¿y ahora qué? ¿y qué nos queda?»- tomando prestado de Hernán de Vega. ¿Debería ocultar las verdades por peligro a que crezcan las mentiras?

Historia de Instantes, el poema que Borges nunca escribió

Instantes fue atribuido a Borges por Elena Poniatowska en el libro Borges y México. Ante el reclamo de María Kodama, viuda del escritor, se retiraron de circulación los dos mil ejemplares de la obra. 

“Debo de señalar el error muy grave de uno de los trabajos firmado por Elena Poniatowska…el poema ‘Instantes’ fue escrito por una americana Nadine Stair y está en una antología publicada por editorial Bandan Press de NY…” escribió Kodama a la editorial.

«El poema, sin ningún valor literario», agregó, «desvirtúa el mensaje de la obra de Borges. Amparándose en una firma famosa, se intenta transmitir un sentido de la vida completamente materialista, sin ninguna busca de perfección espiritual ni inquietud intelectual».

Lee también:   Título 42: con él o sin él, los migrantes seguirán arriesgándolo todo

Pero según algunos, también Kodama estaba equivocada, y en realidad el poema pertenece a Ron Herold y fue publicado en la revista Reader ‘s Digest en los años 50.

Existe entonces una segunda controversia en la que se ignora totalmente al argentino y se debate si la autoría pertenece a Stair (Strain) o a Herold.  

Leemos que un investigador concluyó que quizás Nadine Stair jamás haya existido. Sin embargo, en Quora aparece esto:

“Su verdadero nombre era Nadine Strain, cuando se publicó por primera vez su poema Yo elegiría más margaritas, su nombre estaba mal escrito. Ella era mi bisabuela, mi mamá Dorthy Hawkins Key era su nieta”.

De esta misma serie

Hispanic L.A.: Poemas apócrifos

10 poemas apócrifos famosos: Unida a la muerte, atribuido a Gustavo Adolfo Bécquer
10 poemas apócrifos famosos: la carta de despedida de Gabriel García Márquez
Poemas apócrifos 4/10: No te rindas, atribuido a Mario Benedetti

Instantes

Atribuido falsamente a: Jorge Luis Borges
Autor real: Ron Herold o Nadine Strain

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.

En la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas,

nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales

y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata

y prolíficamente cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría

Lee también:   Lynne Olver: un faro que ilumina al mundo

de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca

iba a ninguna parte sin un termómetro,

una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera vivir nuevamente

comenzaría a andar descalzo a principios

de la primavera

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,

contemplaría más amaneceres,

y jugaría con más niños,

si tuviera otra vez vida por delante.

Sobre esta serie:

Los 10 más famosos poemas apócrifos. Una serie que quizás ni se detenga en 10. Un título que reclama una explicación.

La característica principal de la poesía apócrifa es que se atribuye a quien en realidad no la escribió. Pero, ¿es mala o buena?

¿Cuál poema es “mejor”? ¿El que mejor suena si lo leo en voz alta? ¿El que me conmueve, me enamora o entristece? ¿El que cumple con las reglas de métrica, rima? ¿Qué contiene metáfora, sinécdoque, hipérbaton? ¿O no?

Quizás sea, para solaz de Google, el más popular por el día de hoy. 

La verdad es que nos gustan algunos poemas porque los autores, o quienes pensamos que son los autores, son famosos; porque otros piensan que el autor es tan pero tan bueno que sus poemas, o lo que la gente piensa que son sus poemas, son también tan buenos como para difundirlos a como dé lugar. «Esto es indudablemente de García Márquez. Tiene que serlo», nos decimos. 

En estos días de noticias falsas, en que la verdad absoluta es lo que uno absolutamente cree que lo es, una vez que ese bastardo poético ve la luz en internet ya no es posible desmentirlo, y no hay Fundación Internacional Borges o Fundación Benedetti que valga. 

Lee también:   Redefinir la frontera: la identidad migrante

Esos “trozos falsamente atribuidos al libro original” escribe Jaime Rubio Hancock, comentarista de El Paísa veces son variaciones del original, o escritos a la manera del autor original. El astuto autor a menudo aprovecha que las obras ya son de dominio público en muchos países. Es decir que, explica Rubio, «se han cumplido más de cincuenta años desde la muerte de su autor”

Como dice Cristian Vásquez en Letras Libres: «Muchas personas se empeñan en creer en las citas erróneas por una sencilla razón: es una forma de lograr que los escritores más prestigiosos digan cosas que nunca dijeron, pero que suenan bien”.

Un agradecimiento especial a la chilena Vilma Vidal que mantiene un blog donde anda desfaziendo entuertos y descubriendo verdades sobre la literatura apócrifa.

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado