Tres años de Conecta Arizona, uniendo ondas y voces

Un proyecto de periodismo comunitario para crear puentes y darle voz a las historias humanas de nuestra gente

Carraspeé unas dos o tres veces y me froté las manos como lo hago siempre que me emociono. Muy seguramente me mojé los labios y jugué con mi lengua antes de tragar duro. Sacudí los hombros, me acomodé el cabello y esperé a que se encendiera la luz de ¡Al Aire! y el micrófono. Ladeé la cabeza, en esa manía que tengo cuando presto atención con todo el cuerpo, y sonreí del puro gusto.

Mi gente, buenas tardes, bienvenidos a la Hora del Cafecito de Conecta Arizona en el radio, yo soy Maritza Félix. Un placer. Aún con los ojos cerrados podías saber que mis labios formaban una curva de oreja a oreja.

Ya pasaron tres años

Ese día no hubo nervios; hoy tampoco. Las ganas que vibraban conmigo en el primer programa radial de un proyecto que era todo mío (nuestro). En esa cabina de La Onda 1190 me he sentido siempre en casa y desde entonces me gusta imaginarme que hay alguien allá del otro lado escuchándonos y de vez en cuando asintiendo; es la magia de la radio, donde las voces nos seducen sin apenas tocarnos.

Llegar a la radio fue una manera de ensanchar el camino de Conecta Arizona. De nada sirve decir que lo hacemos, si con la pala que lo abrimos, lo cerramos. Sabíamos que entre el WhatsApp y el programa de entrevistas y llamadas en vivo estaríamos cumpliendo nuestra misión: servirte, en donde tú estás, con información y buen humor. Creo que lo hemos logrado, contigo, por ti y para ti; miento, no lo creo… lo sé.

Lee también:   El minotauro fascista de San Fabián de Alico, por Jorge Muzam

Cuando volteó atrás y veo el camino que hemos recorrido juntos en estos tres años al aire (y casi cuatro en WhatsApp) se me hace un nudo en el estómago. No hay nada confuso. Veo manos que se tendieron, abrazos y sonrisas, conversaciones difíciles y los rostros de una comunidad transfronteriza a la que por muchos años le hablé y no me tomé el tiempo de conocer. Hoy me sé sus nombres y sus números, lo que les duele y lo que les alborota el ser, los que los hace sonreír hasta el texto y los temas que los incomodan hasta la desconexión. Eso lo vale todo.

Nos falta mucho, lo sé, pero tenemos suficiente. Estos tres años son el reflejo de lo que siempre soñé como periodista: ser un amplificador de historias humanas que cambian narrativas y se adueñan de sus verdades.

Abrir las puertas y tender puentes

Cuando empecé Conecta Arizona lo hice solo como una manera de acompañarnos en la pandemia, de vacunarnos contra la desinformación y la soledad, de estar y recordar. Casi cuatro años después como una organización de periodismo comunitario que crece y se reinventa, que abre brazos y caminos, que toma manos y cafés.

Nada en esta cabecita enmarañada pasa por que sí. Soy muy tun tun y tan tan.

Según vamos creciendo hago exámenes de conciencia más seguido: pienso que no quiero ser yo misma quien le corte las alas, que no sea mi ego en que lo haga tambalearse, que no me cieguen ni la ambición ni la precariedad, es la eterna búsqueda del balance, la posibilidad de tender la mano, de abrir puertas de hacer puentes, de inspirar, de apoyar, de ser fieles a la misión de informar, entretener, empoderar, servir, que no se nos acabe nunca el buen humor… pienso mucho y de más.

Lee también:   La obsolescencia de los atlas

Y luego doy gracias porque hace años no tenía ni idea de dónde estaría hoy, ni lo quería ni lo imaginaba, pero ahora no quiero estar en ningún otro lugar. Vivo un sueño que no tuve, pero ahora no puedo dejar de desearlo y saborearlo… y lo hago gracias a ti y tu apoyo. Creo que he tomado demasiado café, pero mis nervios son porque quiero que sepas que tengo el alma abierta.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La propina y la crisis económica

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo