Trump ‘calladito’, ¿menos culpable?

Donald Trump nunca se ha ido. Dejó la Casa Blanca a fuerzas, pero sus tentáculos jamás dejaron de abrazar aquello con lo que se había engolosinado. Sus simpatizantes tampoco lo sueltan. Lo reviven en cada mitin, en las protestas, en candidaturas republicanas y hasta en las leyes que se promulgan y vetan en la Corte Suprema. Por un tiempo perdió tracción; el asalto al Capitolio tuvo una factura política, pero se aferró con uñas y dientes al poder. Le debían favores y se los cobró.

El amparo de la quinta enmienda

Hasta que lo llamaron a la Corte de Nueva York. Él, siempre altanero y opinador, se quedó sin palabras. Investigan si él o sus organizaciones engañaron a instituciones financieras para conseguir préstamos y otros beneficios. En la audiencia, se amparó en la quinta enmienda. Calladito, ¿menos culpable? Todo lo que diga o haga puede ser usado en su contra. No es una persecución política, es simplemente una consecuencia de sus excesos.

Por cuatro años gobernó Estados Unidos a teje y maneje. Se burló y se coló entre los recovecos de las lagunas legales del sistema. Dejó Washington, D.C. en medio del escándalo y la violencia. Trump ha sido astuto. Ha sabido burlarse de la justicia; el juicio por desacato, el asalto al capitolio, una acusación tras otra por delitos sexuales o sus relaciones turbias con Rusia, son ejemplos.

Lee también:   Próximas elecciones, evitemos tropezar dos veces con la misma piedra

Sin embargo, esta semana no solo fue a corte en Nueva York; unos días antes, el FBI allanó su vivienda de Mar-a-Lago, en Florida. Fue una redada en la que ni siquiera sus influencias valieron. Se indignó; despotricó en las redes sociales. Hizo un llamado a la unión republicana y conservadora… y parece que sirvió. Recargó sus cartuchos políticos.

Las causas en su contra

El operativo en la residencia de Florida no es la primera ni última investigación a Trump. Se sospecha de mal manejo de información confidencial, luego de que se llevara archivos de la Casa Blanca a su casa.

Trump culpable
En las calles se expresa un deseo de justicia por parte de la población.

Otra de las pesquisas en curso la realiza el Departamento de Justicia por el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, aquí también se engloban los insistentes intentos de revertir el resultado de las elecciones de 2020.

En Georgia lo investigan por exigirle al secretario de Estado que “encontrara” los votos necesarios para asegurar su triunfo. Y en Nueva York tiene una demanda civil, la que lo dejó en silencio para evitar esta “cacería” de la que dice que está siendo víctima.

El poder a su favor

Para el expresidente, esta es la manera de las autoridades de truncar sus aspiraciones para la contienda de 2024. Su poder político sigue casi intacto en el Partido Republicano y, al menos en Arizona, los candidatos a los que respaldó con los que lideraron la mayoría de las votaciones en la primaria.

Lee también:   Contra la trivialización del nazismo
Trump culpable
Donald Trump nunca se fue y sus simpatizantes no lo sueltan.

Aquellos que no simpatizaban con él en las filas de su partido se han unido en solidaridad. Son todos contra los que consideran ser ataques demócratas. Sienten que, si sueltan a Trump en este momento, quedan vulnerables a más actos de oposición judiciales y eso no lo pueden permitir, no con las elecciones de medio término tan cerca ni con el deseo de recuperar la Casa Blanca.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Historia de un prejuicio: en defensa del peculiar uso de 'haiga'

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado