lunes, julio 13, 2020
More

    A Silvio

    Silvio, de nuevo me rebelo contra todo

    Lo que va contra el hombre

    De nuevo soy un sol un unicornio de nuevo soy un niño

    Las telarañas noticiarias y el confort

    El rencor los ríos de sangre la basura filtrada

    Hoy me quito las máscaras las corazas regreso a ser quien soy

    Hoy vuelvo a tener ganas a ser hermano del que vive en la sombra

    Al escucharte, al beber las palabras que cien mil veces dije

    Por fin canté contigo a pulmón roto

    Estás conmigo desde el parque el regreso al colegio

    Desde la guerra desde la muerte diaria

    Aunque cubierto a veces de maleza estás tú

    Tú y los que son corazones abiertos

    Gritándonos imposibles solidarios

    Quién tiene la potestad divina quién ama más a Cuba

    Quién es el más sufrido en esta competencia

    Descolla el que más grita el que arranca cabezas

    El que más gesticula o el que destila estiércol

    Rostros curtidos en desobediencia y lejanía

    Atestan el Gibson rimbombante

    Todos estamos viejos menos enamorados

    Ellos los odiadores y nosotros los eternos perros que aúllan a la luna

    Los necios las sinnúmeras mujeres que se perdieron mi forma de amar

    Allí estamos remendando las gestas que nunca fueron

    Aventados desde nuestras camisetas

    Gritamos libertad viva el Ché mueran los genocidas

    En un ingenuo intento de transformar el mundo

    Porque ya no compramos utopias

    Y para la desgracia de todos los secuaces

    No desgarramos bragas ni guitarras

    Empolvados nos erguimos llenos de mariposas

    Telarañas y estrellas apagadas en el porche

    Antes que dar canciones damos lástima

    Damos indiferencia damos encono y rabia

    La luna es una puta reventada en el cielo

    Y el amor es una podredumbre compartida

    O era, eso quiero decirte Silvio rodríguez

    Porque allí en esa noche que no quiere acabar

    La interminable vivora que contiene las voces

    Pataleo en la espesura que conserva al humano

    Rememorando los principios básicos Cuba en el corazón

    Están aquí aún no se han ido

    Siguen en la penumbra haciendo andar el sol

    Sean ángeles guerreros cantores obreros de la sal

    Antepasados cobre campesino arrasado

    Por eso Silvio cantaste con nosotros

    Descorriste los velos

    A pesar de la desolación y las mareas

    A pesar del acero y de las bendiciones

    Se sigue firme en pie, a veces de rodillas

    Pecho a tierra a veces cara al sol

    Al igual que en nosotros tu canto

    Que es el canto de todos

    Pervive firme y vivo en la memoria

    De esta América en llamas.

    Jose Manuel Rodriguez Walteros
    Jose Manuel Rodriguez Walteros
    José Manuel Rodríguez Walteros (Bogotá, Colombia) es un escritor que se radicó en California hace más de 20 años. Novela y cuento, a veces poesía, están en sus creaciones que han sido galardonadas aquí y allá. Premio Fernando de la Mora, en el Juan Rulfo, mención especial Casa de las Américas y Letras de Oro, entre otros, dan fe de su quehacer literario. Ha publicado Las Voces del Enigma, novela, No más canciones para los muchachos muertos, Los cantos de la noche son los cantos del East LA y Las historias del Descifrador, en cuento. Pertenece al grupo literario La Luciérnaga de Los Ángeles con el cual lleva añales luchando por darle un lugar de relevancia a la literatura en español hecha en Estados Unidos.

    4 COMENTARIOS

    1. SILVIO ESTRENA SU NUEVA MANSION MILLONARIA DE 4 PISOS
      El comunismo que defiende Silvio Rodriguez arruino a Cuba y ahora viven hasta 10 personas hacinadas en un cuartucho que se cae a pedazos, pero el “revolucionario” trovador se construye una nueva mansion millonaria a 60 kilometros de La Habana, con vista espectacular al mar. Que los admiradores angelinos del “rebelde” Silvio lean esta nota llegada desde Cuba por un periodista independiente.

      Se muda Silvio Rodríguez
      Aleaga Pesant (PD)

      LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – A los 63 años, Silvio Rodríguez Domínguez ha regresado de una importante gira musical por Estados Unidos. El triunfo será celebrado en el terruño, con sus amigos, artistas y comisarios, con la inauguración de su nueva casa de seis mil metros cuadrados en el polo turístico de Jibacoa, 60 kilómetros al Este de la Habana.

      Permiso tiene. Silvio ganó los afectos de la monarquía con su fidelidad absoluta, vestida de rebeldía, que tanto apoyo le procuró entre la intelectualidad izquierdista latinoamericana.

      El juglar no perdió el ánimo en su última gira por Estados Unidos. Pidió la libertad para los cinco espías de la Red Avispa; hombres involucrados en el asesinato de las tripulaciones de dos avionetas civiles de Hermanos al Rescate, un crimen ejecutado por pilotos castristas.

      Pero Silvio Rodríguez quiere ahora inaugurar su nueva casa-estudio. La mansión, de tres plantas, se levantó en la cima de una de las lomas de Jibacoa, con una maravillosa vista al mar. La planta baja será un amplio parqueo. La primera planta, con amplios ventanales, será dedicada al recibidor y cuarto de huéspedes. La segunda será familiar; Silvio vivirá allí con su esposa e hijo, y el agradable ambiente le permitirá reflexionar sobre la tranquilidad de su ocaso. De acuerdo a su buen gusto, esta planta será decorada de manera diferente a los otros pisos. Por definición es austera, sobria, casi sencilla, sin que eso excluya exquisitos muebles importados.

      El nivel más importante del edificio será el tercero. Allí tendrá sus nuevos estudios de grabación, equipados con tecnología de punta. Los expertos consideran que serán superiores a los Estudios Ojalá, también propiedad de Rodríguez, considerados los mejores del país.

      Desde las reformas económicas de 1994, Silvio Rodríguez se asoció al holding del Ministerio del Interior, Cimex, y levantó la empresa discográfica Ojalá. El ahora músico empresario posee una de las “fortunas revolucionarias” más valoradas, en el exterior, pero de eso no se habla en el país. La construcción del edificio estuvo a cargo del Consejo de Estado.

      aleagapensat@yahoo.es

    2. José Manuel. Comprendo tu emoción con SIlvio. Me imagino que estuviste en el paraíso. No entiendo bien eso de que la gente vocifere o disienta de lejoso quien odia a quien pero sabes, lo que más me sorprenda es el por qué pusiste al “Che” cerca de los genocidas. A muchos cubanocentristas les va a gustar.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Una chilanga del Inland Empire en el DF

    Es chilango quien sabe que en "La Marquesa" se comen las quesadillas de hongos y huitlacoche, que puede ingerir de pie los tacos al pastor con piña o de cabeza o de lengua de res con su salsa verde, que ha comido esquites con epazote...

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Cuándo fue la última vez que hizo algo por primera vez

    Hay dos opciones para alcanzar la felicidad: hacerse el idiota o serlo. Lo siento por Obama, pues por ser el presidente, no puede quejarse del gobierno. Entre la aristocracia, la plutocracia y la burocracia, prefiero la democracia.

    If Argentina can, so can we: to same-sex couples

    Argentina’s new law legalizing marriage for same-sex couples adds new hope to the marriage equality fight in California.

    Violentos e indignados

    Me gusta preguntarme siempre qué es lo que puedo hacer yo para hacer de este mundo un lugar menos violento; todos tenemos, lo sepamos ver o no, la enorme responsabilidad de no agregarle más dolor a la vida