De aprobarse la propuesta para subir el precio, entraría en vigor este 2 de diciembre; el 14 de noviembre se abrió el periodo para los comentarios

La fuerte alza propuesta por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) para las solicitudes de naturalización y el DACA, es un golpe dado que muchas organizaciones que abogan por los inmigrantes ya veían venir, por lo que dudan que pueda revertirse. Lo único bueno del anuncio, es que ha motivado a que más personas se apresuren a hacer el trámite de ciudadanía.

“Por eso les decíamos a los residentes legales que no dejaran pasar más tiempo para hacerse ciudadanos porque ya veíamos venir más aumentos”, dice Francisco Moreno del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM).

Los nuevos costos

El costo por el proceso para la ciudadanía de los Estados Unidos, se ha propuesto subirlo de 725 dólares a 1,175 dólares sin incluir el precio por los biométricos que incluyen la toma de huellas para verificar los antecedentes penales y las fotografías.

Para renovar los permisos de trabajo de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), se ha propuesto un alza de 495 dólares el costo actual a 765 dólares.

No hay que demorarse

“No hay mucho que se pueda hacer porque el periodo de comentarios que empieza a partir del 14 de noviembre, y durará 30 días, no es ni siquiera público”, dice Moreno.

“Lo único que podemos decirle a la gente es que se apresure a solicitar la ciudadanía para que no tengan que pagar más cuando entre en vigor la nueva política”, indica Moreno de COFEM. Y agrega que se trata de un claro intento para evitar que más gente se haga ciudadana y vote en contra de la reelección del presidente Trump.

El incremento propuesto entraría en vigor el 2 de diciembre.

Pocos exentos

Se da a pocas semanas de que también entre en vigor ese mismo día una nueva política para solo exentar del pago de la ciudadanía a quienes prueben con sus declaraciones de impuestos que son de bajos ingresos. Anteriormente solo bastaba con demostrar que las personas recibían beneficios públicos para calificar para el perdón del pago por la solicitud de ciudadanía.

Consuelo Magarro, quien acudió al Centro Legal TODEC en la ciudad de Perris, California a que le ayudaran a llenar su solicitud de ciudadanía, dice que espera ser exentada del pago bajo la anterior política de USCIS, la cual bastaba con presentar los documentos que prueban que es beneficiaria de MediCal, el seguro para las personas de bajos ingresos.

Magarro, una inmigrante de la Ciudad de México, es residente de los Estados Unidos desde hace 20 años, pero no había tramitado la ciudadanía por desidia.

Sin embargo, decidió lanzarse animada porque quiere vivir en este país por sus dos hijos de 16 y 36 años que aquí viven. “No me quiero meter en política, pero otra de las razones para hacerme ciudadana es quiero votar”, afirma Consuelo de 59 años quien vino a los EE UU a finales de octubre de 1989.

Muchos pensando en hacerse ciudadanos

Luz Gallegos, directora de programas comunitarios del Centro Legal TODEC, dice que a partir de que se dio a conocer que la administración Trump propuso aumentar los cobros por algunas solicitudes de inmigración, más personas han acudido a sus oficinas y talleres en busca de ayuda para naturalizarse.

“Hay un movimiento grande por apurarse a hacerse ciudadanos, y la energía de las personas que quieren votar están al 100%”, expone.

Luz dice que va a ser muy difícil que logren echar atrás los incrementos propuestos, pero tratarán de poner presión para retrasar la entrada en vigor. “Tenemos que motivar a la gente para que se apuren a solicitar la ciudadanía antes de que aumenten tanto los costos”, sostiene.

Los jóvenes beneficiados con el DACA también están preocupados. “Ya lo estamos por el peligro de que desaparezca el programa, pero ahora nos salen con que quieren aumentar el costo”, dice Anai Molina quien tiene el DACA desde 2013.

“A mí se me vence el DACA en noviembre del 2020, pero voy a solicitar la renovación este mes como prevención a que lo puedan cancelar o aumentar las tarifas. Voy a perder seis meses de mi permiso del DACA, pero no importa, necesito protegerme”, señala.

Y deplora el fuerte incremento al costo de la renovación del DACA. “Es toda una semana de trabajo, y un golpe duro para quienes ganan el salario mínimo”, afirma.

Un segundo muro

Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA) dice sobre la propuesta de aumento de las tarifas de ciudadanía y el DACA, que la administración Trump intenta construir un segundo muro para evitar que los inmigrantes ajusten su estatus, se reúnan con sus familias o se conviertan en ciudadanos de los EE UU.

“Hoy con estos absurdos nuevos incrementos propuestos, no tenemos duda que Trump está construyendo una segundo muro chapado en oro para dejar fuera a millones de familias de inmigrantes que no tienen los medios para pagar”, dice Salas.

Y menciona que a la par que los cobros por los servicios que ayudan a los inmigrantes a ser parte de la sociedad de Estados Unidos han aumentado constantemente, los retrasos en los procesos de solicitud han creado rezagos de uno a dos años en algunos estados.

“Es una vergüenza que la administración Trump no quiera ser un país hospitalario, y que una agenda racista, xenofóbica, y nacionalista blanca busque rechazar a todos, excepto a unos pocos seleccionados de fuera del país. Es una vergüenza”, expresa.

Este artículo fue originalmente publicado en Impremedia.

Comenta / Comment