¿Directo al matadero?

Todo vuelve a la normalidad en Arizona a pesar de estadísticas que muestran que casos de COVID-19 han aumentado un 115% y expertos del sector de salud suenan la alarma

Se reabren negocios a pesar del peligro del C-19. FOTO: Flickr

ARIZONA -Pareciera que la pandemia fue (es) un sueño. En las calles, la mala memoria colectiva hace de las suyas; en los hospitales todavía se vive la pesadilla y muchos no despiertan de ella. Así es Arizona a poco de un mes de la reapertura gradual: Protestas masivas, bares a reventar, centros comerciales abiertos y restaurantes atiborrados; ya hay fiestas, muchas, como si hubiera sido hace tanto eso del coronavirus.

Pero no.

Lo estamos pagando caro; así pasa cuando nos ganan las prisas y las carencias. Pudo más el bolsillo que la sensatez. Le apostaron al sentido común porque es siempre lo más fácil de hacer, pero con los seres humanos es lo más difícil de conseguir; así se culpa al que no lo tiene y se sacrifica al que le sobra. Así es nuestra sociedad… y los que toman las decisiones lo saben bien; están dispuestos a asumir los riesgos porque, al sacar las cuentas, ellos nunca terminan pagando. Qué fácil es siempre es dar como ofrenda al otro.

Situación crítica en Arizona

En Arizona ya se han sacrificado a muchos. Los casos de Covid-19 han aumentado en un 115%. En un “buen día” solo se reportan 500 casos, pero son los menos; casi a diario se confirman más de mil infectados. Y nada lo para. Desde el 15 de mayo, el día que expiró la orden de quedarse en casa, se han cuadriplicado las hospitalizaciones. Arizona está, aunque el gobierno no lo quiera aceptar, en un estado de emergencia sanitaria.

Y aún no sacamos cuentas de las protestas o las largas noches de fiesta en los bares. Dos semanas más para saber los resultados. Entonces, para julio podríamos estar en ese pico de la curva que -dice el gobernador Ducey- que poco a poco se está aplanando. Los médicos tienen otros datos.

Un futuro incierto

Mientras las autoridades de salud defienden la postura oficial, los médicos en el campo no presagian un buen futuro: quizá en menos de un mes no habrá camas ni ventiladores; tal vez no se den a basto. Entonces, solo quedarán dos opciones: Retroceder y obligar a la gente a permanecer en sus casas o empezar a instalar hospitales temporales para evitar que se mueran los menos. Quizá las dos.

Lo que preocupa más es el contagio silencioso. Con más pruebas disponibles, más resultados positivos; pero, ¿qué pasa con aquellos que no tienen un seguro médico?, ¿quién cuenta a los indocumentados que por miedo se aguantan los síntomas en sus casas?, ¿quién suma a los desamparados?, ¿quién sabe cuántos asintomáticos siguen en las calles?

Las cifras oficiales nunca demuestran la realidad social, siempre hay que sumarles: más casos, más niños enjaulados, más deportaciones, más dinero extraviado, más políticos corruptos, más fondos desviados, más campañas políticas, más intereses disfrazados, más, más, más para ellos y, por consiguiente, menos, menos, menos para el pueblo.

Artículo anteriorEncuesta de CNN: Biden 55% vs Trump 41%
Artículo siguienteReporte pone en evidencia estructuras racistas bajo impacto del COVID-19
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.