Enheduanna, la primera poeta de la historia

Tres poemas sumerios de hace 4,300 años

Se llamaba Enheduanna. 

Fue la primera poeta, o mejor dicho, la primera mujer cuyos poemas fueron escritos. El lenguaje era el sumerio, el más antiguo hallado hasta la fecha. Vivía en Ur, la misma ciudad donde nació el patriarca Abraham y de donde salió a la región que luego se llamaría tierra de Israel. Hoy, Ur Kasdim se llama Mughair y está a 200 kilómetros al sur de Bagdad. 

Enheduanna fue la hija de Sargón,el monarca acadio que se cree reinó entre 2334 y 2279 antes de la era cristiana, es decir, hace 4.300 años.  Su padre la nombró suma sacerdotisa del templo del dios de la luna, Nanna. Sin embargo, sus fechas biográficas no siempre corresponden. Los escritos que sobrevivieron de su obra son de entre c. 2112 y c. 2004 a. C., lo que permite suponer un hiato entre la creación y la preservación, seguramente en una biblioteca, donde además se conservaban textos administrativos. 

Es poco y nada lo que sabemos de ella. Posiblemente no haya sido este su nombre, ya que según textos especializados Enheduanna significa “suma sacerdotisa, ornamento del cielo”, y En (o Entu) era su título. 

Cabeza de figura femenina (probablemente una gran sacerdotisa) con ojos incrustados, encontrada en Ur. Alabastro, concha, lapislázuli y betún, acadio, c.2334-2154 a. Tamaño: 9,5 x 8 x 8,5 cm. IMAGEN: Cortesía del Museo Penn

Estuve a tu servicio

Estuve a tu servicio
cuando entré por primera vez
al templo santo,
yo, Enheduanna,
la sacerdotisa suprema.
yo llevaba la canasta ritual,
canté tu alabanza.

Ahora he sido expulsada
al lugar de los leprosos.

Llega el día,
y el brillo
se esconde a mi alrededor.
Las sombras cubren la luz,
en tormentas de arena.

Mi hermosa boca solo conoce confusión.

Hasta mi sexo
es polvo.


Los textos existentes entonces, son copias y no escritos originalmente por la poeta, sino reproducidos siglos después. 

En el museo del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago hay una tablilla con signos de la escritura cuneiforme,que fue popular por muchos siglos pero que sucumbió a la escritura fenicia, que precedió al alfabeto griego y por lo tanto fue precursora de la escritura que conocemos. 

Lee también:   Perú: Pedro Castillo ganó y tiene que ser confirmado

Su contenido – el sumerio – fue descifrado en un esfuerzo multigeneracional que culminó en 1854 pero se sigue perfeccionando. Luego traducido en 1994 por la también poeta Jane Hirshfield.  

La exaltación de Inanna es uno de los poemas más largos de Enheduanna, donde describe la batalla de la diosa Inanna, hija de Nanna, a la que se adoraba en el templo con Ebih, el dios de los montes Hamrin.  

Otras reliquias arqueológicas que contienen su obra y fueron halladas en la misma población fueron sustraídas de Iraq durante las excavaciones que tuvieron lugar entre 1921 y 1934 y llevadas a museos occidentales. Comparando diversas fuentes posteriores y tablillas contemporáneas se ha podido establecer la autoría de Enheduanna sobre al menos tres largos poemas dedicados a Inanna, así como tres fragmentos adicionales. Uno de ellos ha sido catalogado como un “balbale”, que es una forma poética propia de los sumerios y que se caracteriza por repeticiones de sus partes con ciertos cambios. 

Esto es prácticamente todo lo que tenemos. Suena a leyenda, a magia. Pero es historia. Los poemas están ahí, grabados en el barro o la arcilla de la tablilla, lo cual constituye otra rareza, porque la gran mayoría de las que sobrevivieron no son sino enumeraciones de inventarios de mercadería. Pero esto es poesía. 

¿Y la deidad? ¿Y esa mujer? Encontramos a la antigua diosa sumeria Innana a lo largo de la historia antigua con otros nombres: Ishtar. Astarte, la diosa canaanita del sexo y la fertilidad, que aparece en la Biblia, aborrecida por sus autores, como Ashtoret (עַשְׁתֹּרֶת).

Es ella misma, la Afrodita de los griegos. Venus de los romanos. 

Astarte, quien devino en Venus, escultura del siglo III aC, hallada en excavaciones cerca de Babilonia. (Wikimedia)

Michael Burch, un poeta, traductor y editor que vive en Nashville, Tennessee,  hizo una traducción libre de «La exaltación de Inanna».

La exaltación de Inanna (fragmento)

 

Señora de todos los poderes divinos
Señora de la luz resplandeciente
Señora Justa adornada con un resplandor celestial

Amada Señora de An y Uraš
Hieródulo* de An, adornado por el sol y enjoyado
Señora del cielo con la santa diadema,
Quién ama el hermoso tocado del oficio de su propia suma sacerdotisa

Poderosa Señora, poseedora de los siete poderes divinos
Mi Señora Celestial, guardiana de los siete poderes divinos
Te has apoderado de los siete poderes divinos
Tienes los poderes divinos en tu mano
Has reunido los siete poderes divinos
Has estrechado los poderes divinos contra tu pecho

Lee también:   Comentarios racistas, crisis y renovación en el corazón político de Los Ángeles

Has inundado los valles con veneno, como una víbora;
toda la vegetación desaparece cuando truenas como Iškur**
Has hecho que las montañas inunden los valles
Cuando ruges así, nada en la tierra puede resistirte

Como una inundación que desciende sobre las llanuras aluviales
enseñarás a los extranjeros a temer a Inanna

Le has dado alas a la tormenta, oh Amada de Enlil***
Las tormentas cumplen tus órdenes, destruyendo a los incrédulos

Las ciudades extranjeras se encogen ante el caos que causas
Países enteros se encogen de miedo ante Tu mortal Viento del Sur
Los hombres se encogen ante ti en sus angustiosos lamentos,
levantando sus gritos lastimeros,
llorando y gimiendo, suplicando tu benevolencia con lamentos salvajes

Pero en la vanguardia de la batalla, todo cae ante ti, ¡Oh Reina Poderosa!

Mi reina,
eres todo: conquistadora; todo: devoradora
continúas tus ataques como tormentas implacables
Gritas más fuerte que las tormentas aulladoras
Tu truenas más fuerte que Iškur
Gimes más fuerte que los vientos lúgubres
Tus pies nunca se cansan de pisotear a tus enemigos
Produces lamentos con las liras de los lamentos

Mi reina,
todos los Anunna****, los Dioses más poderosos,
huyeron ante tu llegada como murciélagos revoloteando!
ellos no pudieron estar de pie en tu asombrosa presencia
¡ni contemplar tu asombroso rostro!

¿Quién puede calmar tu corazón enfurecido?
Tu corazón funesto está más allá de ser calmado

Vaca salvaje incontrolable, hija mayor de Sin,
Oh Reina Majestuosa, mayor que An,
¿Quién te ha rendido suficiente homenaje?

Oh Diosa dadora de vida, poseedora de todos los poderes,
¡Inanna la exaltada!
¡Madre misericordiosa, dadora de vida!
Inanna, la radiante de corazón
te he exaltado de acuerdo con tu poder
me he postrado ante ti con mi ropa sagrada,
Yo la En, yo Enheduanna

Llevando mi canasta de masab, una vez entré y pronuncié mis cantos alegres…

Pero ahora ya no habito en tu santuario.
el sol salió y me abrasó.
cayó la noche y el viento del sur me abrumó.
mi risa calló y mi voz dulce como la miel se volvió estridente.
i alegría se convirtió en polvo.

¡Oh pecado, rey del cielo, qué amarga mi suerte!

A An, le declaré: ¡An me librará!
Se lo declaré a An: ¡An me librará!

Pero ahora Inanna se ha apoderado de la realeza de los cielos,
a cuyos pies yacen las llanuras aluviales

Inanna la exaltada me has hecho temblar junto con toda Ur

Lee también:   Médicos residentes en Los Angeles deciden sindicalizarse

Detén tu ira, o deja que tu corazón se calme con mis súplicas
Yo, Enheduanna, ofreceré mis súplicas a Inanna,
Mis lágrimas fluyen como dulces embriagantes
Sí, ofreceré mis lágrimas y mis oraciones a la Santa Inanna,
La saludaré en paz…

Oh mi Reina, te he exaltado,
¿Quiénes son los únicos dignos de ser exaltados?
Oh mi reina, amada de An,
he dispuesto tus margaritas,
prendí fuego a las brasas,
llevé a cabo los ritos,
preparado tu cámara nupcial.
¡Que ahora tu corazón me abrace!

Estas son mis innovaciones,
¡Oh reina poderosa, que hice para ti!
Lo que te compuse en la oscuridad de la noche,
El cantor cantará de día.

Ahora el corazón de Inanna ha sido restaurado,
y el día se hizo propicio para ella.
Vestida de belleza, radiante de alegría,
como la elegante luz de la luna.

Ahora al noble Hierodule,
al destructor de tierras extranjeras
presentado por An con los siete poderes divinos,
y a mi reina ataviada del resplandor del cielo…

¡Oh Inanna, alabanza!


  • Hieródulo: hombre o mujer dedicados a servir a la deidad como esclavos. 
  • Iškur: dios sumerio que aparece en durante las tormentas.
  • Enlil (o Elil): dios sumerio supremo, el dios del viento, el aire, la tierra y los huracanes.
  • Anunna: conjunto de dioses mesopotámicos del inframundo.  Enheduanna

Tablillas con la inscripción «La exaltación de Inanna» en tres partes, posiblemente de Larsa (Iraq). Arcilla, período babilónico antiguo, c.1750 a.C. Tamaño: 9,7 x 5,9 x 3,1 cm cada uno. IMAGEN: Cortesía de la Colección Babilónica de Yale. Fotografía por Klaus Wagensonner.

El Lamento del Espíritu de la guerra

¡Destruyes todo lo que ves, diosa de la guerra!

Levantándote en alas temibles
te apresuras a destruir la tierra,
desciendes como una tormenta furiosa,
aúllas como un huracán,
gritas como una tempestad,
truenas, ruges, despotricas, tamporileas,
¡torbellinos, latigazos!

Los hombres vacilan ante tus pasos que se van acercando .

Grito fúnebre torturado
en tu lira de la desesperación.

Como salamandra en llamas envenenas la tierra:
ruges sobre la tierra como un trueno,
la vegetación se derrumba ante ti,
sangre a borbotones por las laderas de las montañas.

¡Espíritu de odio, codicia y venganza
dominatriz del cielo y de la tierra!
tu fuego feroz consume nuestra tierra.

Azotas a tu semental con órdenes furiosas,
decides nuestro destino.
triunfas sobre todos los ritos y oraciones humanas.

¿Quién puede explicar tu diatriba?,
¿por qué sigues así?


Enheduanna fue una sacerdotisa poderosa, una poeta apasionada y una emprendedora cultural. Recopiló los himnos religiosos de 36 ciudades sumerias.

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights