Los Angeles, regalo de los freeways

Los angeles, regalo de los freeways

Viajo del sanatorio donde está mi mamá, en Torrance, a mi casa en el Este de Los Angeles. Como siempre, la disyuntiva: ¿por el freeway 110 Norte? ¿O del 110 al 91 Este y el por el 710, el que viene del puerto de Long Beach, para el norte?

Para no entrar al centro de LA decido por el 710. Pero el acceso está cerrado. Un rodeo, un detour, desemboca en la avenida Long Beach. Junto con una docena de conductores, hago eso: me bajo en la Long Beach, enfilo al norte…

…y allí se detiene el mundo.

Resulta que están haciendo reparaciones (históricos, necesarios) en la avenida Long Beach, una arteria de transporte esencial de sur a norte, y en lugar de dos carriles, tiene habilitado uno solo. No alcanza para el tránsito en un día normal. Ahora con el freeway cerrado, el embotellamiento es casi completo.

A velocidad de caminata, sigo viajando al norte por la calle, siguiendo los frecuentes carteles: “rodeo al 710 norte”. Ahora somos centenares.

Lea también / Read Also
Latinos excavan túnel del tiempo entre Hollywood y Guatemala

¿Qué pasa en la 710? ¿Qué pasa? Porque también está cerrado el acceso a la carretera por la calle Alondra. Y por la calle Compton, como me tocó constatar una vez que me desesperé y traté de entrar por allí al freeway.  Al observarlo vi decenas de camiones detenidos que lo ocupaban.

Un infierno, una pesadilla.

Finalmente desemboco en el 710 tomando la Garfield y el freeway 105. Para encontrar la entrada recorrí cuatro ciudades.

Es que están reparando la carretera, leo en una parte. En algún momento deben cerrarlo.

Las reparaciones ya duran tres semanas.

No, es que están filmando, alguien me dice. Le pagaron a las ciudades y nosotros también pagamos.

Para llegar a cualquier parte, en Los Angeles debemos recorrer distancias siderales, que aquí, se miden en tiempo. Para ver a mi madre, casi dos horas ida y vuelta. Para llevar al niño a su escuela de Altadena, 90 minutos cada día. Para ir al trabajo. Para visitar amigos. Para ir al cine.

Lea también / Read Also
Immigration Reform: a Voice of Reason

Las supercarreteras nos salvan.

Pero también nos condenan a una vida de encierro y angustia.

Dependemos de esta bendición. Recuerdo el dicho de los faraones: Egipto es el regalo del Nilo. Igualmente, Los Angeles es el regalo de los freeways. Así nos va.

hispanicLA
Acerca de hispanicLA 114 Articles
Instantáneas, opiniones, noticias y comentarios de los latinos de Estados Unidos

2 Comments

  1. Viajar en los freeways o autopistas de Los Angeles debe tomarse con filosofia y mucha paciencia, debemos buscar hasta encontrar en la necesidad el placer de cada dia y en la inevitabilidad el gusto de lo que sera el objetivo cumplido.
    Acomode su asiento a placer, ponga su musica favorita, cante a todo pulmon, enterese de las ultimas noticias por la radio o bien ocupe sus pensamientos en la meditacion de los asuntos en los que por falta de tiempo no ha tenido tiempo en reparar, viaje en el recuerdo mental a los momentos felices de su vida, si es usted religioso diga sus plegarias y agradecimientos sin casi sin sentirlo el milagro ocurrira, en un abrir y cerrar de ojos, estara usted casi a la salida del freeway cerquita de su lugar de destino. Feliz viaje!

Los comentarios están cerrados.