Los alimentos y el cambio que no cambia

Hoy, en el siglo XXI, estamos temerosos de las grandes multinacionales que manejan los alimentos, la energía, las armas y la tecnología a nivel mundial, pero… ¿Es esto algo nuevo o solo repetimos la historia?

Compañía Holandesa de las Indias Orientales

Vereenigde Oostindische Compagnie (VOC) o Compañía Holandesa de las Indias Orientales, nació el 20 de marzo de 1602, en Ámsterdam como empresa de capitales abiertos, ejerció el monopolio comercial entre Asia, África, Indias (América) por 197 años.

Fue la primera multinacional independiente. Tenía sus propias fuerzas armadas, sus propias leyes y su propia moneda, generando las mayores ganancias en la historia, a tal punto que estableció la primera bolsa de valores en Ámsterdam. Cualquier parecido con el siglo XXI no es mera coincidencia.

El mercado de alimentos atenta contra nuestra salud.

En realidad, en 1602 los Países Bajos estaban bajo dominio español y, los holandeses, no deseaban pagar impuestos ni compartir sus ganancias con los españoles. Por eso, su nueva compañía tenía administración autónoma, que solo rendía cuentas a sus inversionistas, emitiendo su propia moneda, con su armada y leyes.

Evadir impuestos en el mercado de alimentos

Para ello estableció sus bases en la isla de Java (Indonesia) y en Ciudad del Cabo (África), para comerciar a través de sus fábricas en la India, que producían sedas y tejidos, para intercambiarlas en Japón por plata y porcelana.

Lee también:   Codicia y potencial corrupción en el Congreso

Este dinero fue destinado a lograr la independencia en 1648, tras la firma del tratado de Westfalia. A partir de allí la compañía se expandió a la península arábiga, India, China y Japón, Australia y Nueva Zelanda… Pero como dice el refrán “el que mucho abarca por aprieta”, tanta expansión debilito a la empresa, que tras perder dos guerras (contra británicos y franceses), debió cerrar el último día de 1799.

Como vemos la idea de las multinacionales no es nuevo, hoy existen empresas cuyos capitales son mayores a los de muchos países, que establecen sus oficinas en paraísos fiscales, evadiendo impuestos y leyes laborales, creando su propia criptomoneda y su ejército de hackers, para ganar cualquier “guerra” a la que deban enfrentarse.
La espiral de la historia hace que todo cambie, para que nada cambie…

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Lee también:   El odio digital es contagioso

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado