martes, julio 14, 2020
More
    Inicio Opinión Colaboraciones Por qué me hice periodista

    Por qué me hice periodista

    Muchos piensan que ser periodista es algo así como un privilegio. Sin duda hubo (y hay) periodistas destacados pero, al igual que en todas las disciplinas, esto significa que al mismo tiempo hubo (y hay) muchos que no lo son.

    Obligación o profesión

    Y en realidad, no tienen porqué ser “destacados”. No es una obligación, es una profesión.

    Pero también es una pasión: se es periodista porque se siente, como ser médico o zapatero. Cuando una persona siente que quiere ser esto o aquello, ¿por qué no buscar llegar a ser eso que uno sueña?

    Aunque en realidad yo no soñaba ser periodista, me hice periodista.

    Vamos por pasos: cuando uno va creciendo sueña con ser muchas cosas diferentes, ¿no? ¿Quién no quiso ser policía o bombero? Me refiero, claro, a los niños.

    Porque mientras crecemos nos van inculcando valores sociales: los niños juegan con carritos, las niñas con muñecas.

    Y además nos meten la religión cuando no tenemos la capacidad de decidir cuál nos gusta o cuál se adapta a nuestros intereses morales y éticos. Nos van moldeando para ser “buenos”, para mantener el orden establecido.

    ¿Qué hago aquí?

    Pero alguien rompe este ciclo. Ocurre en muchas familias. Yo fui uno de esos niños que un día se dijo “y yo, ¿qué hago aquí?”. Fue en la iglesia, claro, donde mi madre me mandaba cada domingo. La pobre de mi madre casi se desmaya. Pero no volví a la iglesia. Bueno, miento: regresé un tiempo después cuando, ya adolescente, ese era el único lugar donde podíamos encontrarnos con las muchachas que nos gustaban.

    Pero hasta ahí.

    Nunca me interesó la religión institucionalizada, burocratizada: es fuente de poder y control en base al sentimiento de la gente.

    ¿Por qué reaccioné así a mi edad? No lo sé. No fue un sentimiento racional sino emocional, intuitivo. Me dió la impresión de que alguien estaba diciéndome qué hacer y qué sentir.

    El tiempo trajo otras cosas, como comprender más el papel de las religiones en las guerras y los abusos de las sociedades y en el apoyo y servicio a favor de los poderosos en detrimento de los sometidos.

    Cine y periodismo

    Después de la escuela preparatoria, ingresé a la universidad. Fiel a mis intereses sociales, estudié cinematografía en la Universidad de La Plata.

    ¿Cine? ¿Y qué tiene que ver con el periodismo?

    Mucho: en el cine, como en parte del periodismo, se cuenta una historia.

    Claro que también la suerte, o los accidentes de la vida, juegan su papel a la hora de decidir una profesión.

    Pero lo cierto es que ese espíritu de crítica, de rebeldía, que un día me llevó a dejar la tradición de ir a la iglesia cada domingo, también me llevó a elegir o mantenerme en una profesión que también tiene un espíritu rebelde y de crítica.

    Ha sido —y es— un camino difícil, de mucho trabajo y bajos salarios.

    Pero sigo porque me gusta.

    Y porque estoy convencido de que por este medio puedo mantener ese espíritu de crítica tan necesario en nuestra sociedad.

    Eduardo Stanley
    Eduardo Stanley
    Nacido en Rosario, Argentina. Después de graduar de la Escuela de Bellas Artes (área de cinematografía), de la Universidad Nacional de La Plata, realizó un curso de postgrado en la Universidad de Bucarest, Rumania, sobre teoría de la comunicación. Durante tres años impartió clases de Lógica y Semiótica en la Universidad Autónoma de Sinaloa (Culiacán, Sinaloa), México. A mediados de los 80 se trasladó a Estados Unidos. Durante más de 30 años realizó trabajos de periodismo y documentación en el Valle Central de California, desempeñándose en diferentes medios de comunicación —principalmente en español. Actualmente es colaborador de publicaciones nacionales e internacionales y autor de dos ensayos: “Latino immigrant Civic and Political Participation in Fresno and Madera, California” y “Proyecto Campesino - 60 Years of History and Commitment for Equality and Justice in the San Joaquin Valley, California”.

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Goya Foods: La guerra de los #hashtags

    En un mundo en que la reputación de una marca da un giro a la velocidad que se difunde un hashtag, un texto, un...

    Historias de inmigrantes: siempre seremos mexicanos

    He regresado varias veces a México, con las ganas de quedarme en mi país, de no abandonar otra vez la que considero mi casa, mi origen, lo más mío, aquello a lo que pertenezco, de no dejar mi México

    El coronavirus ha creado una lluvia de estafas

    "Los estafadores son como vampiros que desangran a sus víctimas no sólo de dinero sino de esperanza y respeto propio", dijo la moderadora de la conferencia, Sandy Close, directora de Ethnic Media Services.

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Los Angeles Times ignora un mitín de Sanders y AOC, por Agustín Durán

    En muchas ocasiones, particularmente en política y política exterior, los medios masivos que pertenecen a seis corporaciones desinforman, no dan el contexto completo o ignoran información para así manipular a su audiencia y que los televidentes terminen pensando como ellos quieren

    Eco, Martini y el aborto en México

    Una ley anti-aborto afecta directamente a las mujeres, porque somos “nosotras” las felizmente beneficiadas con un útero. Esta diferencia biológica se ha aprovechado para hacernos vulnerables y muchas veces víctimas del bastión favorito de la misoginia: el Derecho a la Vida.

    Los nenes triculturales

    El día que Rahid Al Jazeemi supo que Consuelo no se iría así de fácil, cambió las chapas de la puerta de su departamento en Queens y la dejó afuera una noche, pero cambió de opinión rápidamente cuando ella le advirtió que la de los papeles era ella.