Praga, la ciudad de las mil torres

La ciudad de Praga es uno de los destinos imposibles de obviar para los amantes de la buena cocina, la cerveza, los vinos, la historia y la arquitectura

Buenos días estimados lectores: A pesar de que Praga tiene el apodo de Ciudad de las Cien Torres, en realidad está decorada con unas mil torres y torrecitas.
Para los amantes de la buena cocina, la cerveza, la pastelería, los vinos, la historia y la arquitectura, es uno de los destinos imposibles de obviar, en un recorrido por Europa.

Praga y su magia

Las iglesias y sótanos románicos, templos góticos, palacios y jardines barrocos, edificios modernistas y su excepcional arquitectura cubista, la convierten en un lugar sin parangón en el mundo.

No es necesario ser un experto en todos los estilos artísticos para disfrutar de su arquitectura. La Rotonda de San Martín, Rotunda svatého Martina, la Iglesia de Nuestra Señora ante Týn, Chrám Matky Boží před Týnem, el Palacio Wallenstein Valdštejnský palác o la Casa Municipal, Obecní dům, se imponen por sí mismos.

Praga y su magia

El icono de la arquitectura moderna de Praga, es la Casa Danzante, Tančící dům de Frank Gehry, así como la nueva urbanización del barrio de Karlín o la Biblioteca Técnica Nacional, Národní technická knihovna, en el barrio de Dejvice.

Praga y su magia

La mejor cerveza de Praga se sirve, según los expertos, en la cervecería del barrio de Nusle Zlýčasy. En los veinticuatro grifos, se alternan cervezas de elaboradores pequeños y medianos, tanto de la República Checa, como extranjeros.

Pocas ciudades pueden estar orgullosas de tener un río tan encantador como es el Moldava, Vltava. Solo en Praga lo atraviesan unos treinta puentes y pasarelas, sus aguas abrazan diez islas. Cada día pasan por él decenas de barcos, lanchas o barcas de pedales.
Es el alma de la ciudad, en la cual se destaca el Puente de Carlos, Karlův most, medieval con sus estatuas barrocas. Es una ciudad fascinante, en la que el tiempo juega entre sus callejuelas, como en un laberinto que desemboca en espacios donde permanece congelado.

Lee también:   Signos de desaceleración económica global

Una ciudad mágica y misteriosa

Conocer Praga no es algo que pueda hacerse en un fin de semana. Ni en una semana. Ni en un mes. Tal vez después de un año de habitarla, uno tenga derecho a sentir que empieza a conocerla.

Fundada en el siglo X, en los alrededores del Castillo, surgió la Ciudad Vieja. Doscientos años después, la Ciudad Pequeña o Malá Strana, pensada para la población alemana. Y la Ciudad Nueva o Nove Mesto, en el siglo XIV.

El Callejón de Oro es ahora famoso, pero su puñado de casitas de colores brillantes, no debieron de ser así hace siglos, cuando eran el hogar y taller de los orfebres o cuando Franz Kafka pasó el invierno de 1916 en el número 22. El Castillo, su gran novela, está inspirada por esas paredes y esos muros.

El gigantesco Clementinum, corazón de la cultura centroeuropea, aglutina universidades, bibliotecas, observatorios y es donde, según Borges, un grupo de bibliotecarios busca a Dios en una de las letras, de uno de los infinitos libros que alberga.

Como señala Espido Freire en la sección Viajes de National Geographic, Praga es una ciudad llena de historias:

“Los checos inventaron la defenestración para solucionar las crisis de estado, mediante la drástica, pero efectiva costumbre de tirar a los responsables por las ventanas.

En 1419 catorce consejeros municipales volaron desde la torre del Ayuntamiento, arrojados por una multitud descontenta. En 1618 varios representantes del gobierno del emperador cayeron desde las ventanas del Castillo, empujados por la nobleza local. No murieron, porque fueron a parar sobre un montón de estiércol».

El gueto, fue el lugar donde el emperador José II permitió en el siglo XVIII que los judíos practicaran su religión con libertad.

Hacinados, pero al menos con derecho a su culto, la comunidad judía de Praga vivió durante siglos, con sus diversas sinagogas, sus comercios y su cementerio vertical.

Praga y su magia
Moïse, barrio judio, Praga
“Moisés” realizado por Frantisek Bilek en 1905. Destruido durante la ocupación nazi fue reemplzada por una réplica en 1948.

Aquí, en el siglo XVI, nació el mito del Golem, otra invención checa. Fue durante el reinado de un monarca obsesionado con la magia negra y la alquimia, Rodolfo II, que convirtió su corte en una barra libre para magos, astrólogos y estafadores.

El rabino Loew, la máxima autoridad judía, preocupado por su comunidad, amasó con barro del Moldava una figura a la que dotó de vida con un encantamiento, el Golem. Aquella criatura ayudaba a los judíos en sus agotadores trabajos y, sobre todo, los protegía de los ataques antisemitas.

Lee también:   Rusia-Ucrania y la inoperancia de Naciones Unidas

La leyenda dice que duerme en lo alto de la sinagoga Staronova (la Vieja-Nueva), en una habitación sellada que los turistas solo pueden contemplar por fuera.

Borges, nuevamente, le dedicó un poema: “En la hora de angustia y de luz vaga, en su Golem los ojos detenía”.

Antiguo Cementerio Judio
El cementerio judío se creó en 1439 (así data la primera lápida de Avigdor Karo) y, aunque fue creciendo a lo largo de los años, no se extendió todo lo debido y actualmente se puede apreciar todo su carácter intacto.

Lamentablemente el Golem no logró proteger a su ciudad durante la invasión nazi entre, 1938 y 1945. La ciudad quedó entonces a merced de Reynhard Heydrich, el jefe de la SS, el carnicero de Praga, que masacró a los judíos y a la resistencia checa.

Las hermanas de Kafka murieron en campos de concentración. Aun así, la comunidad judía sobrevivió y, en la actualidad, su barrio recibe miles de visitantes que recorren sus calles.

Un paseo por la ciudad

Praga y su magia
PLANO DE LAS DOS ORILLAS DEL MOLDAVA
1 Ciudad Vieja. La plaza mayor del barrio más antiguo de Praga es, desde el siglo XI, su centro neurálgico. 2 Ayuntamiento. Ubicado en un lateral de la plaza de la Ciudad Vieja desde 1338, destaca por su Reloj Astronómico. 3 Ciudad Nueva. Fundada en 1348. 4 Josefov. El cementerio judío, las sinagogas Pinkas y Maisel. 5 Malá Strana. El barrio situado a los pies del Castillo conserva numerosas muestras de arquitectura barroca. 6 Castillo. El recinto abarca el Palacio Real, la catedral de San Vito, los jardines Reales y el Callejón del Oro.

Sinagoga española, en el barrio judío

Praga y su magia

A escasos pasos de la Plaza de la Ciudad Vieja se halla el antiguo cementerio judío, uno de los pocos vestigios del gueto que ha sobrevivido.

Catedral de San Vito

Praga y su magia

Ubicada en el recinto del Castillo, incluye una capilla decorada con vidrieras de Alfons Mucha, pintor y artista checo, considerado uno de los máximos exponentes del art nouveau europeo.

El Camino Real

Praga y su magia

Por el Puente de Carlos pasaban los reyes de Bohemia para ser coronados en el castillo. Hasta el siglo XVIII fue la única vía de los praguenses para comunicar las orillas del Moldava.

El reloj astronómico

Praga y su magia

Este viejo tesoro incrustado en la fachada del Ayuntamiento cuenta con un cuadrante astronómico y un calendario circular que fue fabricado en el siglo XV.

Homenaje a Kafka

Praga y su magia

Praga dedicó a su escritor más universal este bronce creado por Jaroslav Rona en 2003. Se halla en la calle Vezenska.

Praga vista desde el Moldava

Praga y su magia

Café Franz Kafka

Praga y su magia

Los cafés y cervecerías son paradas imprescindibles de la visita a Praga.

Palacio Cernin

Praga y su magia

El Palacio Cernin tiene una larga fachada columnada. Se encuentra rodeado de jardines, los renacentistas Belvedere y Schwarzenberg.

Jardín Real

Praga y su magia

El Jardín Real, de 1535, alberga el palacio Belvedere y la Sala del Juego de la Pelota.

El callejón de oro

Praga y su magia

Estos edificios fueron en su origen viviendas para los 24 guardias del castillo durante el reinado de Rodolfo II, en el siglo XVI.

La ciudad de los puentes

Praga y su magia

De los 18 que cruzan las aguas del Río Moldava en Praga, el de Carlos IV (1357) es el más icónico. Hasta 1841 fue el único, que unía los dos orillas.

La plaza de la ciudad vieja

Praga y su magia

El Ayuntamiento está repleto de detalles góticos y barrocos. El reloj astronómico en la base de la torre, es el elemento más atractivo.

Lee también:   Nazis en California: una ola de odio recorre el estado dorado

Clementinum

Praga y su magia

La biblioteca barroca es una de las salas más bellas de este antiguo monasterio jesuita. Tras el Castillo, es el segundo mayor complejo de edificios de Praga.

Rudolfinum

Praga y su magia

Una prestigiosa sala de conciertos de 1896.

El río Moldava

Praga y su magia

Los cruceros permiten contemplar Praga desde otra perspectiva. Hay excursiones de día y también de noche, de solo unas horas o con almuerzo y cena

Sinagoga española, 1868

Praga y su magia

Malá Strana

Praga y su magia

El barrio situado a los pies del Castillo prácticamente no ha cambiado desde el siglo XVIII. En él vivió Jan Neruda (1834-1891), el poeta más querido de Praga y autor del libro Cuentos de Malà Strana. De él tomó Pablo Neruda el apellido para su nom de plume.

Puente de Carlos IV

Praga y su magia

Dos torres flanquean la puerta que da al barrio de Malá Strana. En la imagen se distingue a la izquierda la figura de San Adalberto, una de las treinta que se erigen a lado y lado del puente.

El Teatro Negro

Praga y su magia

La sala está a oscuras y, en el escenario, la única iluminación se la llevan unos objetos que parecen flotar. Es el Teatro Negro, un espectáculo mudo que maravilla por su delicadeza y que se representa en el Teatro de Imagen de Luz Negra, el Teatro Blanik, el Teatro Metro y el Teatro Animato.

La cervecería más antigua

Praga y su magia

En la Ciudad Nueva la cervecería “U Fleku” sirve especialidades checas y cerveza de elaboración propia desde 1499.

Monasterio de Strahov

Praga y su magia

La sala Teológica custodia volúmenes con hasta diez siglos de antigüedad y esferas astronómicas del siglo XVII.

Ruta gastronomica de Praga

Esta es solo una pequeña parte de la magia de Praga. Aunque siempre será una ciudad, por más que pasen los siglos, que deja a sus visitantes con ganas de volver.

Perfil del autor

Emilio R. Moya es Cocinero, Historiador Culinario y Periodista
Gastronómico. Ha sido docente de Filosofía y Estética, Miembro de la
Asociación Argentina de Investigaciones Éticas. Es periodista
free-lance y Editor de Chefs 4 Estaciones de Argentina.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado