El coronavirus no es predecible en la forma en que se propaga. No está y probablemente no estará contenido durante bastante tiempo. Recordemos que nuestros sistemas inmunes, además de nuestros sistemas nervioso y endocrino, sirven como sistemas de comunicación para coordinar las actividades de los millones de células en nuestro cuerpo.

Peligros del estrés

Sin embargo, el estrés afecta a estos tres sistemas de comunicación, interrumpiendo la coordinación cuidadosa de nuestras células que nos mantiene saludables. Por razones similares, el aislamiento social, la ausencia de conexiones sociales, emocionales y espirituales significativas, puede contribuir a la mala salud mental y física.

Pasar tiempo al aire libre en la naturaleza ayuda a reducir el estrés. Además, fortalece nuestro sistema inmunológico y puede aumentar las conexiones sociales. Ir a nuestros patios para plantar flores, vegetales o arrancar algunas malezas también brinda una sensación de cuidado por el futuro y de respeto a la vida.

Ver los patrones complejos de los árboles y las hierbas y la extensión de la naturaleza involucra partes de nuestro cerebro en un sentido de asombro y fascinación, lo que puede restaurar nuestra capacidad cognitiva.

Ante la situación que vivimos debido a la pandemia de COVID-19, mantener la interacción con la naturaleza resulta clave para nuestra salud mental y física mientras nos adaptamos a esta nueva forma de vida.

Beneficios de la naturaleza

Ante el virus que nos acompañará durante un buen periodo de tiempo, buscar alternativas para mantener el contacto con la naturaleza, apegadas a las recomendaciones de salud acerca del distanciamiento social, resultan clave para mantenernos saludable.

Y es que los beneficios que brinda a la salud el contacto con la naturaleza  son tan variados y tan enriquecedores que blindan a nuestro organismo de posibles padecimientos producidos por el confinamiento. El estrés al que estamos sometidos puede producir daños a nuestros sistemas. Estos son: inmunológico, nervioso y endocrino, produciendo una mala salud mental y física. Reencontrarnos con la naturaleza puede ser de gran ayuda, ya que las investigaciones científicas demuestran que pasar tiempo al aire libre en la naturaleza ayuda a reducir dicho estrés y fortalece nuestro sistema inmunológico.

Al salir podemos restaurar nuestra capacidad cognitiva al identificar los patrones complejos de los árboles y las hierbas, los compuestos orgánicos como el olor a cedro o pino aumentan nuestra inmunidad al estimular la producción de células asesinas naturales que atacan los virus, obtenemos mayor vitamina D al recibir la luz solar y también puede ayudarnos a dormir mejor al exponer nuestro reloj interno a la luz natural.

Precauciones necesarias

Sin embargo, disfrutar de estos beneficios debe realizarse con las debidas precauciones, por esto el “Recrearnos Responsablemente”, conlleva una serie de acciones que implican:

  • Informarte antes de asistir algún lugar para así poder tener un plan de respaldo en caso de que se encuentre cerrado o tenga mucha concentración de personas.

  • Planificar tu día ya que los servicios públicos no se encuentren abiertos.

  • Mantener la distancia social y aplicar las medidas necesarias como cubrir nariz y boca, si estás enfermo no salgas y quédate en casas.

  • Elige actividades de bajo riesgo para evitar lesiones ya que los servicios de rescate y ayuda médica se encuentran limitados.

  • Quedarte cerca de casa es de gran importancia ya que no es momento de recorrer grandes distancias.

  • Respeta las tierras públicas que visites y no dejes ningún rastro, llévate todo contigo.

Es de gran importancia ser responsable ahora que los parques públicos, caminos y playas comienzan a abrirse al público nuevamente.  Es aún más importante que seamos responsables en todo lo que hacemos, pensando que nuestra salud está en juego y que es momento de que estemos unidos, pero a la vez, cuidando nuestros espacios de interacción. La naturaleza es buena, sabía y bondadosa, y ella nos habrá de ayudar siempre.

Respetemos estas nuevas formas de interacción social, seamos conscientes de esta nueva realidad y aprendamos de nuestro planeta y su resiliencia.

*Felipe Benítez es Director Ejecutivo de Corazón Latino, organización que busca reconectar a la comunidad latino con la naturaleza.

Lee también

10 consejos para aguantar el stress durante la pandemia de coronavirus
5 cosas que hay que saber sobre el estrés tóxico infantil
La Hostia Psiquiátrica: depresión y antidepresivos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.