Tres poemas de Masiel Monserrat

Ceniza

 

Durante la noche,

las formas se balancean,

la luna se abre

rebanando las horas,

el dominio, 

las lenguas.  

El ojo, 

al fondo de la noche, 

agita las jaulas, 

se derrama como agua sobre el vientre,

sobre el hueco,

sobre el filo de la luna, 

nubes;

hormigas en la boca,

espinas unidas en pares,

geometría extraída del cuerpo, 

incendio.

En la punta, dos hilos divididos. 

Nadie elige su lugar,

mitades de rostros se tiran al fuego, 

atraviesan, 

sobreviven, 

suben en círculos de humo. 

Mother, 

listen to my prayer, 

escucha mi plegaria. 

Sílabas escapan de mi boca, 

se vuelven ruido en medio del desierto.

 

PRAYER/ORACIÓN

 

Yo me planto 

ante los siglos 

como un árbol 

gigantesco

aún con hojas

aún con savia

mi lengua 

esconde

un millar de historias

mi lengua 

sangra

como han sangrado 

bastantes pueblos

tierra

cielo

sangre 

hay en mi lengua.

Lengua española

lengua nativa 

colonizada 

lengua mestiza

crucificada 

lengua cruzada

densa

mojada 

lengua latina 

lengua chicana

lengua inmigrante

en movimiento

como serpiente 

en la frontera

como nahual 

o un coyote

en la frontera

sobreviviendo

ella me guía

ella mi cuerpo

estallando

 entre mi boca 

ruidosamente

ella mi fuego

el viento esconde

la tierra tiembla 

justo en mi boca

Lee también:   La ideología antisindical estadounidense

el mar se abre 

mi lengua 

un ser antiguo 

en el desierto

ella en Nepantla

ella creciendo 

entre la niebla 

como la hierba

Madre

I come to you

Mother

Yo vengo a ti

con mi nombre sobre mis manos

Nejua notoka Masiel Corona

Madre Tonatzin 

I come to you 

Coatlicue

con la voz del águila sobre mi lengua

con una flor roja sobre mi vientre

Mother 

I come to you 

te veo en mis grietas 

te siento en mis espinas

te llevo en mi boca 

que erosiona 

mi lengua, madre, 

    diosa roja

luna,

 noche

culebra 

fuerza

sacrificio 

renacimiento

yo 

 muerte

 camino

 ascenso.   

 

SHAMAN WOMEN

Ay, qué bonito es volar,
y a las dos de la mañana,
y a las dos de la mañana,
ay, qué bonito es volar,
ay, mamá…
“La bruja” 
Anónimo 

Entre plegarias y peticiones, 

the Healers, las curanderas: 

the shaman women,  

con su voz abren el cuerpo del enfermo.  

La cura está en el vibrar de su lengua,  

en el pirúl, la ruda, la jarilla, y el tepozán.  

La calentura se baja untando manteca  

y cominos en la pancita del enfermo.

El espíritu de aquella niña 

lo tiene ido por el espanto,  

bebe agua, 

spits it on the baby’s face,  

grita su nombre tres veces  

Lee también:   Prohibido ser ruso

devolviéndole el color al cuerpo.  

La niña ha dejado de llorar,

se canta para sanar.

Una semilla de amaranto 

casi muere en la hoguera de la ciencia. 

Ellas escuchan el llanto para entender la enfermedad, 

ellas rezan para hallar el canto que nos cure. 

Nuestra medecina siempre estuvo primero. 

The chant was born to heal:

El canto ha nacido para sanar.

Masiel Monserrat

Perfil del autor

Masiel Monserrat, Máster en Literatura Hispánica, Lingüística y Civilización (California State University of San Bernardino). Lic. en Letras Hispánicas y Cultura (University California, Irvine) Especialidad en Estudios Chicanos/Latinos (University California, Irvine). Ganadora del Premio de Poesía Juana Goergen, 2022 por la Universidad de DePaul en Chicago. Autora del poemario Cantos Revolucionarios. Fundadora de Revista Raíces. Ha publicado en distintos espacios impresos y digitales como AlternaCtive publicaCtions, Universidad de California Merced, Literary Journal Voices (Universidad de California, San Bernardino) Punto de Partida, UNAM, Periódico Poético, UNAM, Revista Ceiba, Universidad de Puerto Rico entre otros. También ha publicado en diversas antologías.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado