viernes, julio 10, 2020
More
    Inicio Arte En Los Angeles: a cada uno su Mercedes Sosa

    En Los Angeles: a cada uno su Mercedes Sosa

    La noticia de la muerte de Mercedes Sosa, el símbolo de la cultura argentina, se esparció en Los Angeles como reguero de pólvora.

    “En el negocio hemos puesto hoy canciones de ella”, dice Eduardo Rodríguez, manager del Mercadito Buenos Aires, un restaurante de comida argentina en Van Nuys. “Cada persona que entra, lo primero que comenta es, ¿viste que murió Mercedes Sosa? Nosotros desde aquí estábamos siguiendo su situación con el noticiero de TeleFe desde el sanatorio.”

    Imágenes y canciones de mercedes sosa

    Las interpretaciones de Mercedes Sosa de “Gracias a la Vida”, “Alfonsina y el mar”, “Sólo le pido a Dios”, “Canción con todos” o “La Cigarra”, así como sus versiones de tangos y canciones de rock son parte del inventario musical de Latinoamérica y del recuerdo que quienes inmigramos traemos de nuestra cultura.

    “Para mí, como para todos los argentinos es una perdida irreparable”, dice el embajador Jorge T. Lapsenson, cónsul general de la República Argentina en Los Ángeles.  “Yo siendo niño crecí con ella, porque tuvo casi sesenta años de carrera; recuerdo recibir su visita 30 años atrás en Houston, donde yo era cónsul”, comenta. “Y ahora, cuando cantó La Maza con Shakira, llegó a la gente joven”.

    El consulado planeaba tenerla aquí en el bicentenario de la nación argentina en mayo. No pudo ser.

    Mercedes Sosa tuvo especial significado para quienes emigramos hace muchos años.

    “Ella era la Argentina”, dice Néstor Fantini, quien fue un preso político durante la última dictadura militar y salió del país en 1980. “Representó a la gente progresista de Argentina y toda América Latina”.

    Traía un templo en la voz

    “En la década del 70; cuando hubo en Argentina tanta confusión y extremismo, a nivel cultural estaba la Negra Sosa”.

    No es el único: “Para mí, que desde hace 30 años he vivido afuera muchos años, ella hacía sentir la argentinidad”, dice el cónsul general.

    En el momento de escribir ésto, había largas filas a la entrada del Congreso en Buenos Aires, donde se velaban sus restos. La presidenta decretó tres días de duelo nacional. Frente al féretro y con la familia, cantó “Luna Tucumana”.

    “Es un homenaje popular”, dice Lapsenson. Hasta “hubo un minuto de silencio en los partidos de fútbol”.

    Obligada a dejar el país durante la dictadura, viajó por todo el mundo llevando sus mensajes de justicia y ternura. También a Los Ángeles.

    “Fue a casa de mis padres varias veces cuando estuvo aquí”, cuenta Alicia Morán sobre la Mercedes cotidiana. “Todavía no era tan famosa. Mi mamá la fue a ver después del concierto en UCLA y al rato estaban las dos abrazadas, a los besos, y la llevamos a La Jolla, donde iba a cantar esa noche en  la universidad”, relata. “Se emocionó cuando se enteró que mi papá vivía a la vuelta de la esquina de su casa en la provincia de Tucumán”.

    “La siguiente vez que vino se quedó en casa, le dí mi habitación… tenerla allí era alucinante, estaba con su guitarrista y a la noche se ponían a ensayar”.

    “En mi cumpleaños me cantó Las Mañanitas, una belleza… en otra ocasión trajo un poncho salteño”.

    Morán recuerda el apasionamiento, la generosidad. “Hablaba con mucha pasión de las injusticias. Otra vez la llevamos a Disneylandia. Era como una niña, le encantaba todo. De pronto se puso a llorar fuerte. Es que había visto a un niño en una silla de ruedas mirando el carrusel”.

    En los angeles: a cada uno su mercedes sosa
    En los angeles: a cada uno su mercedes sosa

    Otra vez fueron a Las Vegas. Con la madre de Alicia “recorrían los casinos, por momentos se divertía y reía de una manera cándida. En otros se ponía seria, tenía una fuerza increíble”.

    Y su profesionalidad: “elegía los temas con mucho cuidado, los sentía, a través de ellos expresaba lo que quería decir”.

    “Escuchaba todo tipo de música. Le gustaba mucho ‘Is that all there is?’ cantado por Peggy Lee lenta, como contemplando la vida, me pidió que le tradujera un par de cosas”.

    Murió Mercedes Sosa y aquí en Los  Ángeles muchos conocemos a alguien que la conocía. Rodríguez, el del restaurante argentino, cuenta que su mujer, que trabajaba en una peluquería en Buenos Aires, iba a casa de Sosa a atenderla. “Era muy dulce con ella; la fama nunca la cambió”.

    Cada uno se queda con su propia Mercedes Sosa  adentro.

    Gabriel Lerner
    Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
    Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles. Fundador y co-editor de HispanicLA. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias, también para La Opinión.

    3 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Benjamín Cuéllar: Por culpa del estado salvadoreño sólo Montano es enjuiciado

    El experto en DDHH, Benjamín Cuéllar, sostiene que el proceso en España terminará en justicia y que todos los reclamados por Caso UCA tendrán...

    El condado San Mateo y el censo, una historia de éxito

    Muchos residentes inmigrantes en el condado San Mateo tienen desconfianza debido a su experiencia en sus países de origen, pero la organización ha utilizado su relación con esas comunidades y familias para que participen en el censo

    La corrupción judicial en México es crimen autorizado

    lLs ministerios públicos integran mal las acusaciones; los jueces se encargan de destacar las fallas y los abogados se convierten en coyotes que articulan la disfuncionalidad del sistema

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Mexican lottery

    Mexicans typically don’t need a game to drink but I guess for those of you who aren’t Mexican (and just supposed to be) you can add this to your themed party along with a piñata and a sombreros next to the margarita machine.

    De pronto las corporaciones confrontan la crisis climática, ¿por qué?

    El sector corporativo de Estados Unidos está estableciendo y cumpliendo objetivos climáticos y de energía limpia cada vez más ambiciosos. Sin embargo, la dura...

    La carta del interior, un cuento de Adriana Gutiérrez

    Lidia mira con fastidio la hoja que desde la máquina de escribir se burla de ella; ha ideado varias maneras de relatar el asesinato de un personaje secundario de su novela y no puede decidirse por ninguno