Cómo planificar inversiones en bienes raíces

El dinero, en sí, tiene sólo dos funciones: valor de uso y valor de cambio. Alrededor de estos valores gira el mundo de los negocios.

El resultado de cualquier intercambio determina si el capital fue bien invertido o no. Normalmente, la técnica contable a emplear representa el porcentaje ganado o perdido, en relación directa al capital invertido en la operación financiera.

Sin embargo, este principio que rige la gran mayoría de las actividades financieras y mercantiles, no puede aplicarse de forma indiscriminada. Existen otros factores a considerar, según sea la actividad a emprender y el factor tiempo es de suma importancia en las inversiones en Bienes Raíces.

En toda operación financiera, a corto plazo, el dinero refleja el valor de intercambio de un producto, en un momento específico de la historia. Ahora bien, es importante recordar que el instrumento financiero que más desvalorización sufre es precisamente el dinero. [bctt tweet=»El dinero pierde valor cada día… ¿cómo sobrevivirlo? » username=»hispanicla»]Diariamente el dinero pierde valor nominal frente al incremento constante del costo de vida y los bienes perecederos.

Las inversiones en bienes raíces, salvo excepciones, deben verse como inversiones a largo plazo. El tiempo a emplear es un elemento esencial al momento de fijar objetivos. Familia, viajes, ocupación del tiempo libre, estudios, seguridad financiera, retiro, capacidad para manejar inconvenientes y problemas, ambiciones, metas, orgullo personal, etc., son elementos a tomar en cuenta.

Lee también:   Desempleo, el terror que nos acecha

El uso de la propiedad decide la compra. No es igual, ni cumple el mismo objetivo, la adquisición de un centro comercial para disfrutar de su renta, que para operar un negocio desde el mismo. Igual aplica a quienes compran una propiedad multifamiliar para obtener resultados financieros de inmediato, a diferencia de aquellos que compran con la visión de que la propiedad se costee por sí misma, mientras gana valor en el mercado, para una futura venta.

Las inversiones a largo plazo en bienes inmuebles no requieren gran capital inicial. Es de considerar, en este tipo de inversión, obtener una hipoteca que pueda ser pagada con el producto que genere la propiedad, luego de cubrir los gastos operacionales.

Para analizar una inversión a largo plazo existen numerosos aspectos a considerar, entre ellos:

  1. Rentabilidad.
  2. Edad y estado físico del edificio.
  3. Vías de comunicación.
  4. Proximidad de centros educacionales, hospitalarios, lugares de recreación, centros bancarios, centros laborales y comerciales.
  5. Oferta, demanda y necesidad de rentas en el área, etc., porque recuerde, cuando usted decida vender, la propiedad debe seguir siendo una buena inversión para quien quiera comprar.

J. A. “Tony” Ruano es autor del libro “Bienes raíces. Manual práctico de compra, venta y administración” Escriba a: tony@ruanobrokers.com

***

Perfil del autor

Economista. Especializado en mercadeo y finanzas de propiedades inmobiliarias. Desde 1995 su columna “Bienes raíces”, ha sido publicada semanalmente, por los principales periódicos en idioma español en Norteamérica. Tony es autor del libro “Bienes raíces. Manual práctico de compra, venta y administración”

Lee también:   Estamos contratando... ¿o no?

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado