La concentración económica postpandemia: fin de la lucha de clases

En un trabajo anterior analizamos como, las teorías económicas de Marx y Schumpeter quedaron desfasadas en el siglo XXI. Ningún economista o sociólogo de principios del siglo XIX o XX podía prever que, la mayor concentración económica del siglo XXI, no se genera en las empresas manufacturares, sino que es el resultado de la tecnología, la información, la desregulación, la globalización y la demografía.

La nueva economía esta vinculada directamente a las empresas digitales, que han invadido a todas las empresas productivas. En el siglo XXI el software es más importante que el hardware. Piense usted que su automóvil y su televisor no funcionarían sin el software adecuado.

Los avances tecnológicos del nuevo siglo destruyeron la idea de lucha de clases.

La burguesía agrícola-ganadera a las que se referían Marx y Schumpeter ha desaparecido. Hoy, los grandes latifundios están en manos de empresas multinacionales que, gracias a la tecnología, cada vez necesitan menos mano de obra directa en la producción, y apuestan al desarrollo de software para incrementar sus ganancias.

Multibillonarios

A causa de la pandemia, un grupo de tan solo 378 personas en el mundo ha duplicado su riqueza. Para otras 2,290 su patrimonio creció en un 70%. Mientras, el resto de la humanidad lucha contra la inflación, el precio de los alimentos y de la energía.

Lee también:   La guerra por el agua en México

Concentración económica desigual

 

Se estima que 400 millones de personas caerán en la pobreza extrema antes de que finalice el año 2022. Es decir, más de un millón de nuevos muy pobres por día.

Para tomar conciencia de la magnitud de esta concentración económica, podemos acotar que, en este momento, los 17 hombres más ricos del mundo poseen la misma riqueza que 3.100 millones de personas pobres, o sea el 40% de la población mundial.

Para ser mas claros, el 10% de la población posee el 76% de la riqueza del mundo.

A esta crisis de desigualdad se debe sumar la crisis de hambre inducida por la guerra y el cambio climático en todo el mundo, mientras el Programa Mundial de Alimentos  advierte que 49 millones de personas están en riesgo inmediato de hambruna en 43 países.

Recordemos que Ucrania produce suficiente grano para alimentar a 400 millones de personas anualmente. Pero sus puertos están bloqueados por Rusia. El bloqueo está creando un problema muy serio en los precios de los alimentos, que incluso si el bloqueo cesara hoy, se extenderá al menos por 10 a 12 meses.

Gobiernos pobres

Los gobiernos se han vuelto significativamente más pobres en los últimos 20 años a medida que el sector tecnológico ha adquirido una parte cada vez mayor de la riqueza total. Esta tendencia se aceleró últimamente, dado que los gobiernos debieron endeudarse (aún más) para solventar los meses de inactividad causados por la pandemia.

Lee también:   Receta para el desastre electoral

Concentración económica desigual

En la actualidad la emigración de los ciudadanos de los países pobres va en aumento, provocando un colapso humanitario. Es la fuente de revueltas civiles en países autocráticos.

Es muy importante que los países desarrollados, donde reside la gran mayoría de los multibillonarios, reestructuren el sistema impositivo para nivelar la concentración económica.

Esto debe ser apoyado por las organizaciones mundiales, que deben implementar planes y esfuerzos para proporcionar a los gobiernos de los países en desarrollo  mayores recursos financieros con que abordar la desigualdad económica. Tienen que apoyar a las poblaciones vulnerables, ampliando el acceso a servicios como la educación, la seguridad y la atención médica.

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Lee también:   Último intento para medidas migratorias

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado