Hispanic L.A.SociedadInmigraciónCrisis: los chamacos se...

Crisis: los chamacos se amontonan en la frontera

Son los hijos, nietas, bisnietos, de los millones de almas pobres, miserables, olvidadas… Llegan y van a seguir llegando

Llegan los chicos a la frontera méxico-estadounidense. Llegan muchos chicos… Y siguen llegando.

En enero, la Patrulla de Fronteras (CBP) detuvo a 47 niños por día; en febrero fueron 203; y la semana pasada el número creció a 321. Si se proyecta a fin de año, estamos hablando de nada más ni nada menos que 117,000 niños. Y aunque los líderes gubernamentales no la quieran definir como tal, es una crisis.

Por esas ironías de la historia, los que llegan son chamacos centroamericanos y mexicanos que padres desesperados ´encomiendan´ nada menos que al Tío Sam. El mismo tío que a lo largo de los siglos y los siglos, como alguna vez denunció Eduardo Galeano, violó y despojó económica y políticamente a una América Latina relativamente indefensa.

Algunos ingenuos siguen preguntándose, ¿por qué vienen los chicos? Si bien las respuestas son múltiples como son múltiples las historias personales, por otro lado, hay trayectorias históricas que explican, en parte, la razón por la cual convergen a Tijuana, Nogales, Ciudad Juárez… y esperan.

Fundamentalmente, no hay que olvidar que Estados Unidos nunca dejó de apoyar políticas neoliberales que promueven una visión de mercado libre que, a pesar de las promesas y los préstamos de organismos como el Fondo Monetario Internacional (IMF), siempre terminan en privatización, endeudamiento, desempleo y, en última instancia, hambre para las mayorías populares y ganancias estratosféricas para las corporaciones, el sector financiero y los lacayos locales que idolatran a Milton´Dios´Friedman.

Lee también:   El muerto que camina, un cuento de José Manuel Rodríguez Walteros

Tampoco se puede ignorar el frondoso curriculum intervencionista de nuestro simpático Tío Sam que, a través del Departamento de Estado, no perdió oportunidad alguna en apoyar golpes militares liderados por generales que secuestraron, torturaron y ejecutaron a los abuelos y bisabuelos de estos chicos que ahora llegan a la frontera hambrientos, sin futuro, sin esperanza.

Pero las estrategias cambian con los tiempos y el golpe militar como metodología de control político resulta inadecuado. Pero como decía mi abuela Concepción, aunque el zorro pierde el pelo, no pierde la maña. Ahora, en este mundo postindustrial y de globalización, los poderes económicos ven más efectivo formar un frente antipopular que incluya los medios de comunicación monopolísticos y burocracias judiciales que, con desinformación y lawfare, consiguen los mismos resultados que la otrora asonada militar. Así es como promueven a un Jair Bolsonaro o un Nayib Bukele y, de manera menos sangrienta, se deshacen de problemáticos como Lula, Rafael Correa y Evo Morales.

Por eso los chicos llegan. Los hijos, nietas, bisnietas, tataranietos, de los millones de pobres, miserables, olvidados, llegan y van a seguir llegando. No hay orden ejecutiva o garrote que los detenga. Huyen del hambre milenaria y el terror de la delincuencia pandillera y sus compinches policiales. Hambre y terror que, en última instancia, son producto de instituciones económicas y políticas forjadas con la huella genética de ese Tío Sam que resolvía revueltas sangrientamente con sus cañoneras y una pequeña expedición de marines que reestablecía el orden en cualquier republiqueta bananera que se atreviese a olvidar quien realmente mandaba.

Lee también:   Cuarentena desde el privilegio

Por eso no importa la peligrosa travesía en la Bestia, ni el peligro de caer en manos de traficantes, ni el muro de acero impenetrable, ni las cruces en el desierto. La motivación de alejarse del hambre, del abuso, del miedo, es una fuerza poderosa. Especialmente cuando se escucha esa narrativa embriagante de un país en donde, como decía la madrina de la guatemalteca Rosa Xuncax en el film El Norte, los baños son automáticos y todo el mundo tiene coche y casa. Faltaría agregar que las calles están revestidas en oro.

Y pasado mañana, van a seguir llegando.


OTROS ARTÍCULOS:

¡A bombardear Agrabah!: sobre el ataque a la Verdad Factual y la creación de la Realidad Alternativa

La amenaza militar en la democracia estadounidense

 

 

 

 

 

Néstor Fantini
Néstor Fantinihttps://twitter.com/nestorfantini
Co-editor de HISPANIC LA y profesor adjunto de sociología en Rio Hondo College, Whittier, California.

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Comenta aquí / Comment here

En portada

Asesinato de los jesuitas: excomulgar México 

A los sacerdotes jesuitas progresistas de Chihuahua -y de otros estados- no los mató el Estado sino la mexicanidad de la que los jesuitas y la Iglesia Católica son responsables

EDITORIAL

San Antonio, Texas: Un camión lleno de migrantes muertos

Migrantes muertos
0
Un camión lleno de migrantes muertos fue hallado cerca de San Antonio, Texas. Ante el caso más mortífero de contrabando de personas en nuestra historia, Gregg Abbott tuvo la brutal reacción de culpar a la actual administración

Lo más reciente

Relacionado