El calentamiento global: desafío de sobrevivencia a la especie humana

Para quienes tienen gran meticulosidad respecto al uso de términos, lo primero es la disputa entre cambio climático y calentamiento global. La controversia semántica está abierta y es muy probable que cambio climático sea una categoría más global, más integradora.  Sin embargo, uno de los rasgos esenciales del cambio del clima, entre otras características de relevancia, es el aumento de temperatura en el planeta.

Definiciones y diferencias

El cambio climático se trata de un rasgo estratégico en cuanto a sus variados efectos.  Es decir, es un componente que tiende a tener repercusiones no sólo múltiples sino también de carácter permanente o irreversible.  Esto, desde luego, depende del criterio que estemos utilizando.  No obstante, el calentamiento global se relaciona con la mayor cobertura de transmisores de enfermedades, el deshielo de los polos, el aumento del nivel de los mares, con la amenaza a la existencia misma de las especies, incluyendo la humana.  

Calentamiento global y exterminio de la especie humana

El calentamiento global tiende a desestabilizar los ecosistemas, fundamentalmente en cuanto al componente de la biosfera.  En todo caso, la composición física, geológica del planeta, lo que sería la litosfera, ha permanecido desde hace unos 4,500 millones de años, que sería la edad física de nuestro mundo.

Negacionismo e ignorancia: dos herramientas para el exterminio de nuestra especie

El punto a destacar una vez más es que producto de la acción humana estamos elevando la temperatura del planeta en niveles que serían irreversibles, poniendo en peligro nuestra propia existencia como especie y la de otros seres vivos. La reciente reunión que se ha llevado a cabo en Egipto, COP-27no establece un plan concreto de políticas y decisiones para detener, amortiguar y mucho menos revertir nuestra contribución al calentamiento.

Lee también:   Las armas y el terror

Calentamiento global y exterminio de la especie humana

Las pruebas están allí, pero la ignorancia, la indiferencia, las preocupaciones del día a día, o bien el abierto negacionismo, hacen que la sociedad civil no desarrolle todas las acciones que se podrían realizar respecto a este tema que es de vida o muerte.  No se trata de salvar el planeta.  Nuestro mundo ha vivido sin nosotros durante mucho tiempo. Es nuestra propia existencia la que está en juego. 

Aunque se ha abordado el problema desde 1972, con la primera conferencia mundial sobre temas ecológicos celebrada en Estocolmo, Suecia, se ha fallado en los alcances y los logros que se requieren.

Algunos detalles. Se ha acordado reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En la Conferencia de París, 2015, los mandatarios se comprometieron a limitar el calentamiento global a un incremento de 1.5 grados centígrados. Las metas se establecieron para 2030, dentro de apenas 8 años. Los compromisos forman parte de lo que se ha denominado Contribuciones Determinadas en lo Nacional (CDN).

Evidencias y cifras contundentes

Una evidencia clara de los fallos estaría dada por un dato que la Organización de Naciones Unidas describió:Los últimos ocho años han sido los más calurosos jamás registrados y las posibilidades de evitar que la temperatura mundial aumente más allá del límite del 1.5 grados centígrados respecto a la época preindustrial son apenas posibles”.

Aún dentro del cuidadoso lenguaje propio de los organismos internacionales, que por lo general se guardan mucho de afectar las enormes sensibilidades de los políticos y las instituciones de los países, es evidente la tendencia. Se ha podido constatar que de continuar como estamos -con el contraste entre la elocuencia de discursos y la carencia de resultados- dentro de una década, entre 2032 y 2035, el incremento de temperatura sería entre 1.7 y 1.9 grados centígrados.

Lee también:   El odio digital es contagioso

Siempre en base a los hallazgos de las Naciones Unidas, otra evidencia que surge de estudios más actualizados es que la velocidad del cambio en el aumento del nivel de los mares se ha duplicado desde 1993.  Se puntualiza que “ha subido casi 10 milímetros desde enero de 2020 hasta alcanzar una cifra récord para 2022.  Sólo durante los últimos dos años y medio suponen el 10% de la subida global del nivel del mar desde que empezaron las mediciones por satélite, hace casi 30 años”.  

El desatino de los negacionistas

Es indiscutible. Muchos países deben enfrentar olas de calor sin precedentes y sequías.  Algo asociado a los fenómenos de El Niño. Por otro lado, por La Niña, se tienen inundaciones devastadoras que han afectado a millones de personas.

Calentamiento global y exterminio de la especie humana
El huracán Sandy llegó a Estados Unidos después de causar estragos en el Caribe. Foto tomada en octubre 29 del 2012.

En la actualidad tenemos ya casi dos ciclones durante la época de huracanes en el Caribe. Pero también han aparecido vientos devastadores, formándose en el Pacífico o bien en el Golfo de México y luego buscando los litorales del sur de Mesoamérica.  Recuérdese cómo en septiembre de 2005, la tormenta Katrina azotó a Nueva Orleans, en el sur de Estados Unidos. Sin precedentes, una tormenta que puso de rodillas a la primera potencia mundial.

Pandemia, guerra y crisis planetaria

Tenemos una crisis aún no superada con la pandemia del Covid-19 y la generación, constante hasta ahora, de nuevas variantes y mutaciones.  Tenemos la crisis económica y la amenaza de guerra extendida a partir del conflicto Rusia-Ucrania. Tenemos esta amenaza global del calentamiento del planeta, del cambio climático.  

Lee también:   Poemas apócrifos 4/10: No te rindas, atribuido a Mario Benedetti
Calentamiento global y exterminio de la especie humana
Huelga mundial por el clima. Madrid 2019

Se trata de actuar, de establecer acciones medibles, coherentes, de programas conjuntos. Hace falta efectiva y sostenida voluntad política.  No hacerlo, continuar dañando el medio ambiente, muchas veces en búsqueda de rentabilidades inmediatas, es un suicidio.  Suicidio lento si se quiere, pero suicidio al fin y al cabo.

Perfil del autor

Giovanni Efrain Reyes Ortiz, Ph.D. en Economía para el Desarrollo y Relaciones Internacionales, de la Universidad de Pittsburgh, con post-grados de la Escuela de Altos Estudios Comerciales -HEC- en París, Francia, y de la Universidad de Harvard. Ha sido Director de Integración Latinoamericana y del Caribe en el Sistema Económico Latinoamericano y Director de Informe en Naciones Unidas.
Google Scholar: https://scholar.google.com/citations?user=lr_tofcAAAAJ&hl=en
Academia Edu: https://urosario.academia.edu/GiovanniEReyes

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado