Inédito: Carmen Mola, Premio Planeta, fue inventada por 3 hombres

El premio de un millón de euros otorgado por la Editorial Planeta es uno de los más prestigiosos del mundo, y el mejor dotado de la literatura en español.

Este año, sirvió para “conocer” a Carmen Mola, una escritora que nunca fue fotografiada y solo reporteada vía email. Mola escribió la trilogía de novelas más vendida de España, “La novia gitana” (2018), “La red púrpura” (2019), “La nena” (2020) y, por último, fuera de la trilogía, “La Bestia” (2021). Con esa obra compitió por el Premio Planeta con el nombre de “Ciudad de fuego”.

Hasta este punto hubiera sido un concurso editorial normal, con algunos puntos destacados. Por ejemplo, que el primer premio, que hasta el 2020 era de 610.000 euros, en el 2021 se actualizó en un millón. O que el año 2021 registro el mayor número de obras presentadas de los últimos 70 años. Además, Planeta premió a una figura de super ventas de un grupo rival, como es la Editorial Alfaguara.

Pero todo cambió cuando quienes fueron a recibir el premio, el viernes 15 de octubre en el Museu Nacional d’Art de Catalunya, en Barcelona, de manos de los reyes Felipe VI y Letizia no fue Carmen Mola sino Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero, un trio de escritores y libretistas, “escondidos” bajo el seudónimo de Carmen Mola.

Lee también:   Prevención del suicidio: Inicia la línea 988

Hasta ese momento, Carmen Mola era “una profesora universitaria de Madrid” que deseaba “mantener a salvo su verdadera identidad”. Pero en la realidad es un trío de amigos y socios que reconocieron estar “cansados” de esconderse.

“Carmen Mola ha existido y ha funcionado por las novelas. Nosotros no somos tan importantes” apunta Antonio Mercero.

“Llevábamos cuatro años mintiendo a todo el mundo, incluyendo a familia y amigos, y estábamos hartos de mentir, estoy seguro de que he perdido amigos”, reconoció Jorge Díaz.

“Un anonimato cómodo, pero también un secreto abrasador”, agrego Antonio Mercero.

Obras

“Realmente en La Bestia”, dice Jorge Diaz, “no queríamos hacer solo una novela policíaca. Queríamos dar más y hacer una novela histórica. Allí, una adolescente huérfana busca a su hermana secuestrada por un asesino de niños por ese Madrid polvoriento cercado por el cólera y una guerra carlista”. «La obra», agregó, «tiene un aire dickensiano”.

La trilogía “La novia Gitana”, “La red púrpura” y “La nena”, (que probablemente veremos próximamente en una serie de TV), es protagonizada por la inspectora Elena Blanco, un personaje que rompe el molde de los detectives con excentricidades y pasados oscuros, según los autores.

Consecuencias

La librería madrileña Mujeres y Compañía, que vende libros escritos solo por mujeres, ha decidido retirar los ejemplares de Carmen Mola tras conocerse que tras ese seudónimo se esconden tres hombres.

Lee también:   La cumbre de López Obrador

Mujeres y Compañía publicó video para anunciar el retiro de todos los ejemplares de Carmen Mola y su devolución a la editorial. Esta librería, ubicada en Madrid, se define como “una asociación cultural sin ánimo de lucro con la voluntad de difundir la escritura de las mujeres en el mundo y en la historia y hacer visibles sus aportaciones a la civilización”.

Antecedentes

En este punto recuerdo a Honorio Bustos Domecq, que escribió una colección de relatos detectivescos “Seis problemas para don Isidro Parodi” (publicada en 1942), “Un modelo para la muerte” (1946), “Crónicas de Bustos Domecq” (1967) y “Nuevos cuentos de Bustos Domecq” (1977).

Las obras incluían una «biografía del autor» a cargo de la maestra Adelma Badoglio, y una presentación de Gervasio Montenegro, colega y amigo de la infancia en la localidad argentina de Pujato. Allí, un escritor precoz publicó sus primeras obras en la prensa de Rosario a la edad de 10 años. Bustos Domecq fue un eminente polígrafo, nombrado Inspector de Enseñanza y, más tarde, Defensor de Pobres.

En realidad Honorio Bustos Domecq nunca existió. Ni la maestra ni el amigo. Tras ese nombre estaban los escritores argentinos Jorge Luis Borges y Adolfo Boy Casares. Inicialmente comenzaron estas historias como un juego, pero que luego le dieron forma “real”.

Lee también:   Sobre máscaras, las nuevas vacunas y el futuro del COVID

El origen del seudónimo consiste en la reunión de los apellidos de un bisabuelo materno de Borges (Bustos) y de la abuela paterna de Bioy (Domecq). Otro seudónimo utilizado por Borges y Bioy Casares fue Benito Suárez Lynch.

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado