lunes, noviembre 30, 2020
Más

    Los apodos marcan a tus hijos, por Victoria Infante

    Siempre pensé que tener apodos era algo normal, y hasta gracioso.

    Mis tíos paternos eran amantes de bautizarnos a mí y a mis hermanos con sobrenombres. “El enano”, “El manotas”, “Los macetones”, “La cebollita” (ese era el mío), “La peteca”, “La pachis”…

    Casi siempre, cada uno de estos apodos hacía referencia a una característica física. “El enano” era uno de mis hermanos que es bajo de estatura. “El manotas” era mi hermano mayor, que tiene manos muy grandes. “Los macetones” eran dos de mis hermanos que siempre andaban juntos y que según mis tíos tenían la cabeza grande. Yo era “La cebollita” porque cuando nací era rubia, y según eso tenía el cabello del color de las cebollas de cambray.

    ¡Válgame, dios! Y lo peor de todo es que mi papá festejaba con risotadas cada vez que los parientes nos llamaban así.

    Ahora que reflexiono sobre eso me doy cuenta de que ninguno de mis primos tenía apodos. Seguramente era porque los papás de ellos -acertadamente- no lo permitían. Mi padre era el único tonto que no se daba cuenta de que sus hijos eran objeto de la mofa de sus hermanos.

    Lo peor de todo es que hasta la fecha mi padre todavía tiene esa costumbre; le encanta ponerle sobrenombres a sus nietos, solo que en esta ocasión no son ofensivos -ninguno de sus hijos lo toleraría, como él toleró lo que hicieron sus hermanos con nosotros-. De cualquier manera no me gusta que lo haga, pero ya lleva en la sangre esa costumbre. Por ejemplo, a mi hijo Víctor le dice “Chinchulín”, y a mi hijo Jorge “Tilín”. ¿Qué significan? No sé. Tampoco sé el por qué de estos apodos.

    [bctt tweet=”Los niños merecen todo el respeto del mundo. Nadie debe ser estigmatizado debido a su apariencia física. Si no, ¿para qué le ponemos nombres a los hijos? (Victoria Infante)” username=”hispanicla”]

    Lo cierto en este asunto es que los sobrenombres, en muchas ocasiones, determinan a la gente. Una amiga que es gordita -y a la que llamaban “gorda” de pequeña-, dice que siempre pensó que su destino era ser rechoncha para el resto de su vida. Creció escuchando su sobrenombre, como si fuera un signo indeleble.

    Los niños merecen todo el respeto del mundo. Nadie debe ser estigmatizado debido a su apariencia física. Si no, ¿para qué le ponemos nombres a los hijos? ¿Esto es tan difícil de entender para la gente que suele poner apodos?

    Cuéntanos si tuviste algún apodo cuando eras pequeño, o si crees que poner sobrenombres no es gran problema.

    Victoria Infante
    Victoria Infantehttp://sermamalatina.com
    Mi nombre es Victoria Infante y soy periodista de carrera. Vivo en Los Angeles con mis dos hijos: Víctor Santiago y Jorge Mario. Sermamálatina.com será el conjunto de ambos pilares de mi vida, que se mezclan y apoyan y se complementan. Como mamá moderna me propongo relatar mi experiencia desde la trinchera en la que vivo...

    Notas relacionadas

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    tres × uno =

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Lo más reciente

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,573FansMe gusta
    1,975SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Los pensamientos de José Saramago

    Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.

    El Cholo

    Never talk to cholos about football other than saying you love the Raiders, for two reasons: the Raiders suck, and cholos don’t know shit about the Raiders.

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar

    Los 5 comentarios más recientes