Los indispensables

Mientras cientos de miles de estadounidenses piden ayuda gubernamental de desempleo, los indocumentados están ingeniándoselas para que no los corran, para trabajar más y convertirse en indispensables.

ARIZONA – Caro no sabe cómo hará para pagar la renta de mayo. Apenas le alcanzó para los gastos de abril y no tiene comida suficiente para llegar a fin de mes. Limpiaba casas y todos sus clientes “la descansaron” por el coronavirus. No le dieron finiquito, ¡ni cómo soñarlo! Pero tampoco le pagaron las últimas dos semanas de trabajo. Le están “jineteando” el dinero.

Indocumentada y desempleada

La mujer de casi 60 años está desempleada, es indocumentada y no tiene seguro médico; una muy mala combinación durante una pandemia. Ella paga impuestos pero no recibirá ningún cheque del gobierno. En su cuenta nadie depositará 1,200 dólares ni seguro de desempleo. En el sistema ella no existe. Sus cheques llegan con un nombre falso; sí, a ella y a otros 7 millones de trabajadores indocumentados en Estados Unidos. ¿Cómo se le hace para sobrevivir a una crisis con una identidad inventada?

Nunca ha pedido ayuda. Tiene más de dos décadas demostrándole a un país que ella puede, que ella merece estar aquí, que no tiene a qué volver a su México. Ha trabajado de más por menos con la mera esperanza de una reforma migratoria que no llega ni llegará pronto… pero ese “algún día” le mantenía la frente en alto y el orgullo firme. Pero la sorprendieron el coronavirus, la pobreza y el hambre.

10.5 millones de indocumentados

En Estados Unidos viven más de 10.5 millones de inmigrantes indocumentados, de acuerdo con Pew Research Center. Ellos representan el 17% de la fuerza laboral, una que está siendo arrasada por un virus que ha puesto en jaque a la economía mundial. Son los más vulnerables. Siguen haciendo el trabajo que nadie más quiere hacer; son los que salen al quite por necesidad, arriesgándose a un contagio o un arresto.

Lee también:   No necesitamos que nadie hable por nosotros: descubre cómo Conecta Arizona está conectando voces

Indispensables

Mientras cientos de miles de estadounidenses hacen filas virtuales para pedir la ayuda gubernamental de desempleo, los indocumentados están ingeniándoselas para que no los corran, para trabajar más y convertirse en indispensables. No piden nada de a gratis. Confían que esta pandemia podría ser la oportunidad de demostrar que no le están quitando el trabajo a nadie. Están cambiando la narrativa con el sacrificio y el esfuerzo.

Esos, los que en muchas administraciones fueron considerados como “los indeseables”, no están en las redes sociales quejándose de aburrimiento. No están aislados ni en paro. Están cruzando fronteras, labrando campos, limpiando hospitales y enterrando muertos. Mantienen con vida a un país en cuarentena con respiración artificial. Son indispensables para el hoy y para que haya un mañana.

Para los “sin papeles”, los “irregulares”, la encerrona sería un lujo que no podrían darse. Como Caro, quien está acuartelada porque sabe que es más fácil aguantar el hambre que sobrevivir sin seguro médico a la pandemia. “Esto también pasará”, piensa, mientras imagina que le llaman para que vuelva a trabajar. Fantasea al verse salir con mascarilla y guantes, lista para salvar el mundo. Pero por hoy lo más valiente que puede hacer es quedarse en casa.

Lee también:   Un México donde la corrupción es la excepción
Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Morir en la frontera que Abbott diseña para la crueldad

Escuelas comunitarias de California

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo