Metro, camión y pesero

Metro, camión y pesero

Mi hermana Esther me acompaña, venimos de regreso de más allá del metro Tasqueña, por Villacoapa, en el sur de la ciudad de México.

Al subir al autobús-pesero, alguien se levanta, indica a mi hermana que hay un asiento disponible y se corre a la silla del fondo. Es un hombre de 35 años aproximadamente, y camina con muletas.

Por un incidente de transito se detiene nuestro viaje. No podemos seguir; el chofer nos acomoda en el siguiente pesero. Ahora este hombre y yo compartimos el asiento y comienzo por felicitarle por ser tan amable, incluso con la incomodidad que por las muletas  representó darle el asiento a mi hermana, y platicamos sobre lo que le pasó hace seis años.

Me caí, dice, trabajaba en una compañía que maneja desechos de res: huesos, piel y grasas. Se muelen e industrializan para ser reusados. Resbalé y caí en una banda que me llevó adonde se molían los desperdicios y allí quedó atrapada mi pierna. Lo poco que quedó de mis fémur y tibia estaba destrozado. Los tejidos se infectaron con los restos de desperdicios y tuvieron que amputarme la pierna desde la ingle.

Lea también / Read Also
Arpaio se multiplica

Me muestra la prótesis  sin reparo  y continua su relato: “Yo me dije:  en cuanto me la corten, haré todo por volver a mi vida activa, me concentré en hacerme a la idea de que no me habían quitado nada, y que mis tres hijos y mi esposa me necesitaban, fui a terapia con el psicólogo y todo.

“La recuperación física fue rápida, en seis meses ya estaba yo caminando con mi prótesis, este pie que ve, no es el mío, es uno que me pusieron, yo estoy muy feliz de poder moverme, de que la maquina trituradora no se llevó mi vida, nomás mi piernita. Ahorita vengo aquí al metro Balderas a hacer unos trámites”.

Nos reímos juntos, celebro su actitud positiva y él continúa: “No, si no me da pena que me vean la pierna  Quizás por eso soy feliz, me siento normal”. Y sí, porque se ve feliz y derrocha amabilidad y dulzura, en definitiva, aquí no hay una victima.

Lea también / Read Also
MAXIMAS Y MINIMAS: Con el lápiz labial se pintan paréntesis

“¿Por qué voy a ser infeliz?, ¿por qué me voy a quejar?, si mi esposa se quedó conmigo y me apoya en todo. Además aquí ya hay leyes para proteger a los discapacitados como yo; nadie nos puede discriminar, tenemos derechos, nos deben emplear, tengo a mis hijos y los estoy sacando adelante yo mismo con mi trabajo”.

No se queja. Ni porque perdió su pierna, ni porque los obreros en su mayoría ganen solo el mínimo. Ni porque tenga que hacer más esfuerzos físicos para viajar en transporte publico, ni porque en su caminar lento la turba de gente nos separa al llegar al metro Tasqueña. El es feliz, mi hermana nos dejamos llevar a nuestro destino por la masa que apenas da espacio para dar el siguiente paso.

Pero lo buscamos con la mirada y después de reencontrarlo y ya con él, juntos alcanzamos el vagón. Son diez estaciones, y nos habla de su pueblo, en la delegación Tlalpan, de lo mucho que disfruta el ambiente campirano de la provincia sin salir de su ciudad de México.

Lea también / Read Also
La causa

Y me invita a su casa: “Por si alguna vez anda por ahí, nos pueda pasar a visitar”.

Sarai Ferrer
Acerca de Sarai Ferrer 20 Articles
“Librera”, estudiante, Mexicana orgullosa de sus raíces indígenas en la indómita San Salvador Atenco, de padre "bracero" Firme creyente en la pluralidad, el consenso y la tolerancia, idealista por naturaleza, transplantada a los Estados Unidos con todo y raíces desde la ciudad de México. Tomó la encomienda de usar habilidades aprendidas allí para servir a la comunidad hispana en el Inland Empire como activista de inmigrantes. Desde 2000 relacionó grupos como Estamos Unidos y Hermandad Mexicana con la gente inmigrante en busca de una voz y con los medios de comunicacion en beneficio de las causas de Licencias para todos (2001), Paro Económico Latino (2002), Lucha contra las redadas (2004) y finalmente las históricas Marchas de Los Angeles (2006).

3 Comments

  1. Quizás estos hombres de los que escribe Sarai existan en todas partes. Incluso aqui, en Los Angeles, de donde Sarai viene. Sólo que están en las sombras, detrás de las sombras y perdidos en la enormidad urbana de esta megaciudad en donde todos los lugares se parecen. Están trabajando con los dientes apretados y la mirada tensa. Si son inmigrantes, si son latinos, están desamparados del apoyo familiar, de la solidaridad de su comunidad de origen. O quizás no, porque se acoplaron a los nuevos sistemas de ayuda y solidaridad. Pero no hablan. No los encontramos en los buses, o no se abren, o no se animan a mostrar el muñón que tienen por pierna. Entonces, al volver a la normalidad, Sarai está alelada y recorre boquiabierta las novedades humanas, la calidez le vuelve a recorrer las venas… O al menos, así lo veo.

    • El compartir todo lo que se tenía y la constante existencia de una mano que levanta al caido, fueron conceptos sociales que rodearon mi vida durante los veintiocho primeros años, todos vividos en el Distrito Federal.

Los comentarios están cerrados.