martes, septiembre 28, 2021
Hispanic L.A.PoliticaUcrania: persistentes desafíos...

Ucrania: persistentes desafíos a la legitimidad política

El gobierno de Kiev no puede hipotecar todas las expectativas en Washington o en forma excluyente con las posiciones europeas

Un personaje ajeno al entramado de la política tradicional de Ucrania se hizo con el poder político de ese país -la segunda república exsoviética más poblada.

Confianza de la población

Su nombre, Volodímir Zelenski (1978 -). Su presencia mediática, al ser un cómico muy popular, le posibilitaron ganar la confianza de la población.

Su elección tuvo lugar el 21 de abril de 2019. En la segunda ronda de elecciones se hizo con el 72% de los sufragios. Le ganó al otro contendiente, Petro Poroshenko (1965 -) quien ocupaba la presidencia de Ucrania luego del golpe de Estado conocido como del Maiden, en 2014.

He aquí un rasgo notable del sistema político ucraniano: la búsqueda de la legitimidad concreta, es decir de un gobierno que no sólo gane las elecciones de manera limpia y libre en los procesos de votación -legitimidad formal- sino que también encamine las acciones del gobierno en función del bienestar de los grupos mayoritarios de la población.

Lo que está en juego es fomentar y fortalecer una efectiva red de instituciones incluyentes, es decir, que permitan la participación oportuna y activa de la población en los procesos de desarrollo de un país. Se reconoce que se debe avanzar en dotar a las instituciones de procesos, mecanismos y recursos que las hagan, como mínimo, menos excluyentes a medida que se fortalecen las instancias de efectiva representatividad en el Estado.

Reto de la legitimidad

El reto de la legitimidad concreta es doble: (i) ampliar las capacidades de los grupos sociales, vía la educación y la capacitación; y (ii) aumentar las oportunidades, por medio fundamentalmente, de la creación de empleo y de vitalizar emprendimientos e innovaciones en el sector empresarial.

Eso es lo que en esencia desea lograr la población de Ucrania –algo similar a las aspiraciones de muchos países que tienen democracias solamente de fachada. Es la esperanza de amplios grupos poblacionales lo que hace prevalecer a alguien que no es un político tradicional. De allí surgieron, por ejemplo, los liderazgos de Fujimori en Perú (1990), la fortaleza de la candidatura de Ross Perot en Estados Unidos (1992), la victoria de Hugo Chávez en Venezuela (diciembre de 1998).

Esa búsqueda de esperanza se encamina a que el gobierno algo haga beneficioso por la sociedad. De allí que hubo grupos que apoyaron a Porochenko luego de 2014. Se trataba de un empresario con una fortuna estimada en 1,700 millones de dólares.

Sin embargo, quedó al descubierto la falacia mediante la cual se considera que siempre, si se es buen empresario será buen presidente. Porochenko utilizó las instancias del poder político para gestionarse grandes capitales. Este es un fenómeno que no escapa a otras naciones en el Tercer Mundo -Latinoamérica, el Caribe, África y buena parte de los países asiáticos.

Grupos de mayor poder económico

De esa cuenta, notables grupos de mayor poder económico ejercen una notable influencia política. Los resultados gravitan en torno a entidades que son excluyentes y no permiten esa ampliación, ni de capacidades ni de oportunidades a que se hacía referencia. Ante la decepción de la gestión del multimillonario que tomó el poder de Ucrania en 2014, las personas optaron por preferir al cómico Zelenski.

Ahora el joven presidente, luego de dos años en el poder, lo que puede exhibir es no haber sido víctima de un golpe de Estado. Algo es algo. El mandatario ciertamente camina sobre el alambre arriba de una inmensa piscina repleta de caimanes. No es para menos.

Por una parte, está la Rusia de Vladimir Putin, quien ha retomado la importante península de Crimea, en el Mar Negro. Una vía totalmente estratégica que permite el acceso a Turquía, la frontera sur oriental de Europa, y con ello al polvorín de Medio Oriente, Irán e Irak. Estos accesos contribuyen a que Rusia tenga un papel protagónico en los conflictos recurrentes de la región, además de ingreso al occidente asiático.

Por otra parte, es evidente que Ucrania no desea perder los territorios al oriente del país -Donetsk y Lugansk- y para ello, además de Rusia, debe lidiar con la compleja dinámica y urdimbre de relaciones. Para hacer frente a estos retos, la Administración Zelensky recurre a Estados Unidos y a Europa.

El prestigio de Ucrania

No tuvo más remedio el presidente ucraniano, desde Kiev, la capital, de darle la mano a Trump, cuando era presidente. Eso le valió bastante desprestigio al gobierno ucraniano, debido a que fue partícipe al menos parcialmente, de las no pocas “movidas” mefistofélicas del dueño de casinos que mandó en Washington de 2017 a 2021.

Ahora la Administración Biden toma cierta distancia del gobierno de Kiev. Tiene poderosas razones y en Washington se sabe que la dinámica no es simple. Se desea imponer castigos a Rusia, pero no se quiere -ni mucho menos- tratar de apagar con gasolina, el incendio de Medio Oriente, las amenazas de Iran e Irak. Se sabe que en medio de esto está Ucrania, y por supuesto se deben considerar los intereses de los aliados europeos.

Esa es la dinámica en la cual Zelensky debe enfrentar los desafíos de la legitimidad concreta. Sabe que además de los problemas internos y con Rusia, también el país debe establecer nexos constructivos con Europa y Estados Unidos, cuidando de no involucrarse erráticamente con la dinámica bélica de la región.

El gobierno de Kiev no puede hipotecar todas las expectativas en Washington o en forma excluyente con las posiciones europeas. Por el momento Zelensky manifiesta el deseo de entrar a la OTAN. Mide sus palabras. Muy en especial, se muestra atento a las reacciones de Moscú. En toda esa caminata por la cornisa la Administración Zelensky requiere de un plan estratégico tan urgente como oportuno, que amortigue también los problemas internos presentes

Visitas de hoy a esta página: 877
Ultima hora 2
Hispanic L.A. últimos 30 días: 507414
Giovanni E. Reyes
Giovanni Efrain Reyes Ortiz, Ph.D. en Economía para el Desarrollo y Relaciones Internacionales, de la Universidad de Pittsburgh, con post-grados de la Escuela de Altos Estudios Comerciales -HEC- en París, Francia, y de la Universidad de Harvard. Ha sido Director de Integración Latinoamericana y del Caribe en el Sistema Económico Latinoamericano y Director de Informe en Naciones Unidas. Google Scholar: https://scholar.google.com/citations?user=lr_tofcAAAAJ&hl=en Academia Edu: https://urosario.academia.edu/GiovanniEReyes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Desde Los Angeles

Lo más reciente

Relacionado

Los 5 temas más buscados