viernes, noviembre 27, 2020
Más

    Un final triste, por David Metral

    Algún distraído quiso ser amable y me invitó, pero quienes me conocen saben que soy un tanto remiso a asistir si no se trata de un familiar o un amigo muy próximo y querido.
    De todas formas uno se entera por dimes, diretes y referencias inevitables; algunas amistosas y otras no mucho.

    En verdad podríamos decir que se trató de un velatorio concurrido, casi diríamos numeroso. La asistencia, la habitual de estos infaustos y fatales aconteceres: gente grande, vieja si se me permite la llaneza, próxima a compartir el destino final del occiso, con cara de circunstancia, amargada por el triste final que, después de todo, a todos espera.

    Clima más silencioso que festivo, como es de esperar en un funeral y palabras de reclamo inútil hacia las injusticias de la vida, “que si hubiera pasado esto o hubiera hecho aquello, que si la época hubiera sido otra, más favorable o menos fría, que si los médicos, que si la ambulancia, que si los amigos o los enemigos…”

    La desazón y la tristeza predominan, en la enorme sala mortuoria montada a la intemperie. En un estrado superior, a la vista de los concurrentes, aparecen los deudos junto a la figura del difunto. Saludan sin muchas ganas a la gente, e incluso le mueven la mano al finado en lo que semeja una puesta en escena para la TV a las que él era tan afecto.

    Permanecen allí en la contemplación última de una multitud empequeñecida por la frustración de sus ilusiones.

    Y llamativamente, en un arranque de inconsciencia colectiva difícil de narrar, como si el milagro fuera aún posible, en el alienado intento de cambiar un destino que luce griego por lo trágico e ineluctable, el público le pide que hable, que hable una vez más, por favor. Pero como podrá cualquiera comprender, en la era de los bitcoins, las laptop ultrafinas y los stickers electrónicos, los milagros no son nada frecuentes y entonces el fallecido permanece en silencio, sin soltar palabras que en otras épocas más felices solían sonar a música en los oídos de sus seguidores: “libertad”, “resolvido”, “juntos”, “conducí”, “república”.

    Después de incontables minutos de espera, en un sector de la sala, una anciana con rostro que ha sido víctima de cirugías fallidas, cuando ya se retira de las exequias, derrama una lágrima despechada y susurra a su marido: es inútil, los muertos no hablan.

    David Metral
    David Metral
    Nació en Villa María, Córdoba, Argentina, en 1953. Es profesor de Historia recibido en la Universidad Nacional de Córdoba. Alterna sus vocaciones entre los estudios históricos, el teatro y la literatura. Es actor desde los 17 años. Protagonizó más de cuarenta obras teatrales y la miniserie televisiva EDÉN. Obtuvo el Premio Trinidad Guevara (1981) y participó en festivales nacionales e internacionales, entre ellos: El Festival Cervantino (Guanajuato, México, 1983) y el Festival de Caracas (Caracas, Venezuela,1983). Sus notas de análisis político e investigación histórica han aparecido en diversos medios. En 2010 publicó, en colaboración con Jorge Piva, el ensayo epistolar "De Kirchner a Perón, ida y vuelta".

    Notas relacionadas

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    Lo más reciente

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    Entre Maradona y yo

    Nuestro encuentro fue un asunto de vida ante la muerte Dicen que escapó de un sueño En casi su mejor gambeta Que ni l...

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,573FansMe gusta
    1,976SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Los pensamientos de José Saramago

    Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.

    Chau, Diego del alma

    A Maradona, lo vi jugar por primera vez en la cancha de Atlanta cuando yo tenía unos 11 años. Debe haber sido a fines de 1976 o comienzos del 77.

    Rock indígena en California

    El Rock and Roll, la música joven que se impuso arrolladoramente desde los 50s, nació y se desarroll...

    Peronismo: democracia de masas o fascismo posible

    Si hay algo en lo cual detenerse a la hora de intentar comprender el fenómeno del peronismo es, a nuestro juicio, la heterogeneidad de sus componentes y de ideas propugnadas, según el problema que se enfrente y la coyuntura histórica por la que se atraviese

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar