martes, septiembre 28, 2021
Hispanic L.A.PoliticaAmérica LatinaDoble estándar de Estados Unidos...

Doble estándar de Estados Unidos en Afganistán

Joe Biden aceptó tácitamente la responsabilidad de Estados Unidos con las personas que los ayudaron durante los largos veinte años de la guerra desastrosa que sostuvieron en Afganistán. No queda duda de que está en peligro la vida de los colaboradores. Protegerlos es un acto humanitario y una responsabilidad política y ética. Es de justicia reconocer lo certero de la decisión del presidente, aunque siempre hay bemoles.

Burocracia y riesgo de vida

La decisión presidencial se topó con la burocracia que impone criterios para revisar la validez de la solicitud de refugio de los colaboradores con los invasores. La velocidad que le imprimen al proceso tortuoso de revisión de solicitudes de los burócratas ha provocado un rezago enorme al grado tal que algunas llevan años sin resolverse. En medio del desastre, del anuncio de la salida, la burocracia quiere y reclama la oportunidad de seguir revisando las solicitudes.

Debería quedar claro para la burocracia y por ende para el gobierno que una cosa es esperar a que se resuelva una petición con un equilibrio precario y otra a que se espere escondido con una amenaza de muerte pendiendo sobre la cabeza. Ah, pero Biden ya declaró que van a enviar a la gente a un tercer país. Desde ahí, con calma, se seguirán revisando las peticiones. Por ende ya veremos los campos de refugiados cuya existencia se prolonga por años en espera de una resolución burocrática. Estamos ante la deshumanización de las responsabilidades políticas.

Esta situación es mala, pero empeora si mencionamos que Estados Unidos una vez más usa un doble estándar. No hace lo mismo con otros países dónde jugó un papel central en la destrucción de instituciones y procesos políticos. Iraq y Afganistán son ejemplos claros, pero los hay en varios continentes.

Situación en America Latina

Tal vez a partir de determinar que la expansión era el destino manifiesto de Estados Unidos, el gobierno estadounidense lleva décadas agrediendo a los países: la invasión de México y Grenada, los golpes de Estado en Guatemala y Chile y la imposición de modelos de manejo de drogas en Colombia, son un claro ejemplo.

En México se dice ignorar que son el mayor importador de drogas en el mundo. Culpan a los productores o de tránsito de su degradación moral o el entrenamiento de militares torturadores y sanguinarios que asumen la lucha contra el comunismo.

Insistiendo en exportar sus modelos de gobierno, a México le impusieron un modelo carcelario, certificando sus cárceles con la colaboración de los criminales. Hoy la mayoría está auto gobernada por criminales con un modelo judicial que ha generado tensiones innecesarias. El juicio y absolución del asesino confeso de la hija de Marisela Escobedo es un claro ejemplo de ello.

No dejemos de lado que se aferran a seguir ocupando territorio cubano para encarcelar por décadas a personas sin juicio.Estados Unidos ha insistido en exportar su modelo político como si fuera la panacea democrática. Para ello rompió con los acuerdos sociales, políticos y religiosos existentes, exigiendo que las tribus musulmanas reconocieran el valor del bipartidismo como fórmula irrefutable. La versión del Estado de Derecho estadounidense  compra influencia y hasta el resultado de juicios. No en vano preguntan sobre quién es mejor abogado, el que conoce la ley o el que conoce al juez.

Corrupción y guerra

Estados Unidos se abroga el derecho de agredir gobiernos por su corrupción mientras descarta atender las quejas por los niveles de corrupción que se dan en sus escenas de guerra. No pueden justificar el gasto de miles de millones de dólares en guerras artificiales diseñadas para beneficiar a los amiguetes del poder (¿te acuerdas Bush?). Hasta el cine ha cubierto el tema de la gran corrupción, pero todo se justifica porque apoyan la lucha por la libertad por medio de mercenarios y la vida de jóvenes que acudieron al ejército como medio para salir de la pobreza.

Qué bueno que las visas especiales para colaboradores le darán la oportunidad a muchos afganos para empezar una nueva vida en Estados Unidos. Mientras tanto, miles de solicitantes de asilo político de Centro América, México y otros países desestabilizados por la geopolítica estadounidense, son encarcelados o deportados sabiendo que morirán en manos del crimen autorizado que propició Estados Unidos.

Recuerdo por cierto el caso de un funcionario mexicano que colaboró con Estados Unidos en su nefasta guerra contra el narco. Lo premiaron con 20 años de cárcel. Sin duda, un doble estándar.

Visitas de hoy a esta página: 615
Ultima hora 5
Hispanic L.A. últimos 30 días: 507383
Samuel Schmidt
Investigador visitante en UT Austin. Chair, International Advisory Board for Immigration Studies. U.S.-Mexico Research Program. UCLA. Director asociado de la revista Araucaria. Director del semanario El Reto. Testigo experto en juicios de asilo político y para frenar deportación de mexicanos en Estados Unidos. Posdoctorado en Historia, University of California, Los Angeles. Doctor en Ciencias Política (UNAM). 35 libros publicados y más de 1,000 artículos. Traducido al inglés, francés e italiano. Pionero en varias áreas de investigación: análisis de redes políticas, estudios sobre humor político, democratización en México, temas fronterizos (agua, migración y seguridad) y sobre Crimen Autorizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Desde Los Angeles

Lo más reciente

Relacionado

Los 5 temas más buscados