Las amenazas actuales al proceso electoral y al derecho al voto

A un mes de las elecciones intermedias nacionales y bajo el temor de un amplio intento de limitar el voto por parte de los republicanos, la organización Ethnic Media Services ofreció una rueda de prensa para reporteros y editores de medios étnicos en California, reuniéndolos con expertos en la materia. El evento exploró «las amenazas a la forma en que se llevan a cabo las elecciones, no solo quién puede votar, sino cómo y si se cuentan los votos o no”, dice su invitación.
Participaron Evan Milligan, el director ejecutivo de Alabama Forward; Kira Romero-Craft, Abogada Gerente de la Oficina Sureste, Justicia Latina, y Michelle Bishop, Gerente de Acceso y Compromiso de Votantes, Red Nacional de Derechos de Discapacidad.

Evan Milligan

El orador se refirió a los nuevos distritos electorales redistribuidos por la legislatura republicana del estado de Alabama en el que se redujo el voto afroamericano al producir un distrito artificial de mayoría de esta comunidad, lo que no representa su proporción en la población.
La Corte Suprema escuchó los argumentos orales del caso, llamado Merrill vs. Milligan el martes 4 de octubre, y posiblemente de a conocer su veredicto antes de junio próximo.
El debate entre los jueces decidirá, dijo Milligan, que es el demandante en el caso, determinará el destino del sistema de votación en Estados Unidos.
Toda la historia de los derechos del voto está relacionada con Alabama, dijo el activista. “Es una historia muy dramática… el proyecto de ley de derecho al voto se produjo después de años de trabajo activista y fue presentado e impulsado por personas que vivían en la región del cinturón negro de Alabama”. Explicó que el nombre de estos condados rurales proviene tanto del color de la tierra donde los negros esclavos cultivaban algodón como del color de la piel de los mismos.
“Esa región tiene la mayor concentración de comunidades negras en nuestro estado”.
Los descendientes más nuevos de aquellas personas anteriormente esclavizadas fueron personas como John Lewis, Coretta Scott King, Ralph Abernathy… ahí surgió el Black Panther Party, ahí estaba Amelia Boynton Robinson.
Estas son comunidades que en los últimos 10 años en nuestro estado representan el 26%-27% de la población pero solo el 14% de la representación legislativa. “No se dio la oportunidad para que las comunidades negras puedan elegir un candidato de su elección; uno de esos distritos sirve a la mayoría del cinturón negro en el distrito 7 donde donde yo soy”.
La parte de la que estábamos discutiendo es que, debido al crecimiento de la población, el estado de Alabama en realidad tuvo la oportunidad de agregar un congresista más, pero votó por las comunidades blancas, acentuando la desigualdad.
Los abogados de la comunidad demostraron que era posible diseñar un segundo distrito, y que era posible hacerlo de manera que se respeten los cambios demográficos en el estado de Alabama.
“Le mostramos al estado varias opciones, pero ellos prefirieron ignorarlas”.
Apelamos la decisión del estado ante tres jueces de apelación. Uno fue del Tribunal de Apelaciones del 11º Circuito y otro fue del Tribunal de Distrito inferior de Alabama, ambos nombrados por Trump, y otro de la corte inferior. Los tres jueces votaron unánimemente en nuestro favor.
Dijeron que era una evidencia abrumadora. Dijeron que se produjo una violación de la sección 2 de la Ley de derechos electorales y ordenó al estado de Alabama que dibujara un nuevo mapa de distritos, con dos distritos que permitirían a las comunidades negras expresar su población.
Les presentamos muchas formas en que podrían haber hecho lo que dijo la corte, pero eligieron no hacer ninguna de ellas, así que aquí estamos.
Tenemos aliados en otros estados donde suceden cosas similares, en Louisiana, Georgia, Mississippi, las Carolinas, Florida, vamos a tener un mitin el martes, también vamos a tener numerosos eventos públicos de divulgación, que incluyen hablar con los medios, para invitar a las personas a pensar en la gravedad de la situación.

Lee también:   El péndulo del voto latino y los comicios intermedios

Es importante debido al desarrollo del liderazgo, es importante porque si queremos que las personas sean líderes, tenemos que incentivar a las personas que son líderes para que continúen haciendo el trabajo en la comunidad. Tenemos líderes increíbles en nuestras comunidades. tienen grandes ideas.
Es porque sabemos que hay una táctica que es crear una barrera para que las personas no voten.

“Me gustaría decir al final aquí es el caso como que estamos teniendo un impacto en el tono del discurso cívico, en la forma en que hablamos de democracia, la forma en que hablamos de representación, porque cuando perjudicamos injustamente a las comunidades en función de la raza y producimos distritos injustos…
Y naturalmente, cuando los distritos son así diseñados no hay necesidad de llegar a un compromiso para ganar las primarias o las elecciones y las versiones más extremas de las políticas son las que priman, y eso es lo que está sucediendo hoy aquí.

Contestando una pregunta, reconoció que existe una gran disparidad entre el número de votantes afroamericanos registrados en Alabama y los que de hecho votan; a la comparación con un estado como Georgia, dijo: “tenemos una participación tan diferente del estado de Georgia, por ejemplo, y solo quiero desglosar esto, la población del estado de Alabama es de solo 5 millones de personas. Georgia tuvo 5 millones ya en 1972. Y en 1972 su gobernador era Jimmy Carter, y ya había un alcalde negro en Atlanta. En cambio en Alabama, fue elegido el gobernador Henry Wallace por tercera vez.
Hemos tenido un crecimiento relativamente plano en nuestra población, por lo que no tenemos la situación de estados donde el registro de votantes crece con mucha gente joven que se queda a vivir aquí. Eso no sucede aquí y cuando le preguntamos a las personas dicen que viven en un estado donde no están experimentando que se satisfagan sus necesidades, donde hay pocos incentivos para quedarse. Hasta el punto de que nuestro estado paga un salario mínimo de $7.25 la hora, y es $15 en California.
Incluso ahora, tenemos personas que tienen que pagan más impuestos estatales sobre la renta que cualquier otro estado del país aunque están por debajo de la línea federal de pobreza, sin comestibles, medicina, así que no pueden dejar el trabajo para ir a votar. Hay tantas cosas que la gente trabajadora no puede hacer. Tampoco tenemos la expansión de Medicaid, por eso cuando vamos a ellos para que voten, me dicen que tienen un recreo de 30 minutos.
Después de esto, como nosotros, tenemos que dedicar tiempo a reducir la información para que una persona pueda obtenerla en 30 segundos, pero aún tiene que tener el tiempo para ir a votar en el estado con muchos obstáculos en el camino para llegar a la casilla de votación que puede estar lejos de su comunidad.

Respecto a la demanda existen dos opciones que brinden una protección permanente del derecho al voto para todos los estadounidenses.
Una de dos: pasar la Enmienda 28 a la Constitución que asegure el derecho al voto, o pasar en el Congreso la ley John Lewis de Derechos Electorales.

Lee también:   El peligro de la desinformación

Kira Romero-Craft

La ponente también se refirió a los esfuerzos de legislaturas republicanas, en este caso la de Florida, que junto con el gobernador Ron DeSantis rehacieron los distritos electorales para entronizarse en el poder y atentar contra el derecho al voto de las minorías.
“Es siguiendo mucho la tendencia que hemos visto en todo el país, existe un crecimiento demográfico de las personas de color pero que no se ha manifestado en las urnas. Específicamente, la representación de los afroamericanos y latinos se cortó por la mitad. Los casos están todavía en la corte estatal y federal y parece que lo más probable es que esos distritos permanezcan así a tiempo para estas elecciones de noviembre. Podría tomar meses o años para que la situación mejore.
El gobernador esencialmente redujo los recursos para votar en el sur de Florida. A la luz de la pandemia que se usó como excusa principalmente para los votantes de color, se quitaron las casillas de votación en comunidades de color, haciendo que se formen largas filas.

También se ha dedicado a perseguir a las organizaciones de registro de votantes de terceros. Muchos no saben que las organizaciones de registro de votantes de terceros están protegidas por la ley federal. Estas organizaciones su objetivo es registrar a los votantes, en particular, a los votantes privados de sus derechos. de comunidades negras, de color, la comunidad latina, la asiática.
La legislatura de Florida decidió que era ilegal, y los demandamos sabiendo que su intención era y es prevenir que los organizadores ayuden a registrar a los votantes, que les proporcionen información. Presentamos una demanda en marzo del año pasado y recibimos una decisión de 288 páginas de la corte federal del Distrito Norte de Florida, una victoria bastante increíble.
Ahora se va al circuito de apelaciones y seguramente la Suprema Corte.

Realmente, cuando permitimos que nuestro sistema democrático que disfrutamos se convierta en un arma contra la gente, eso impacta a todos y, por lo tanto, una de las cosas que definitivamente me gustaría aclarar es que los sistemas están en manos equivocadas, que causan división y destrucción.
También les han quitado el derecho al voto de por vida a quienes terminan una pena de cárcel por un delito grave (felonía), excepto por un par de excepciones. También nos han acusado de promover el voto doble o el voto por parte de personas sin derecho a hacerlo, como parte de la falsa acusación de fraude electoral de 2020.

Un sistema que se ha utilizado, tradicionalmente históricamente, en este país para privar a los votantes de sus derechos votantes y se está utilizando nuevamente como un arma para evitar que los votantes ejerzan su derecho al voto, así que creo que es importante ayudar con eso. Es una amenaza para la democracia y no hay ninguna razón por la que cualquier votante, independientemente de sus antecedentes penales anteriores, no pueda ser elegible para votar.

Michelle Bishop

La tercera ponente es gerente de acceso y participación de votantes en la red nacional de derechos de las personas con discapacidad, y se refirió a las dificultades que estos tienen para cumplir con su deber ciudadano y de los problemas que se avecinan en las elecciones de medio término del 8 de noviembre.

“Uno de cada cuatro estadounidenses son personas con discapacidades. Creo que en general entendemos y tenemos datos que muestran que esta es una comunidad interseccional increíblemente diversa. Las personas con discapacidades están sobrerrepresentadas entre las comunidades de minorías raciales. En la comunidad lgbtqia plus también. Es una tasa asombrosa, hay alrededor de cuarenta millones de votantes elegibles con discapacidades en los Estados Unidos que es el 16% del total del caudal electoral.
Cuarenta millones es un grupo enorme que es suficiente para determinar el resultado de cualquier elección que hayamos tenido, pero la participación de votantes con discapacidades en realidad va a la zaga de nuestros pares sin discapacidades. Tenemos una tasa de participación electoral de alrededor del 6% y eso es bastante consistente a lo largo del ciclo electoral.
Son decenas de millones de votantes que no votan, son entre 3 y 5 millones de votos perdidos en cada elección y ese es un gran número verdaderamente significativo, especialmente cuando pensamos en la intersección de personas con discapacidades con otros grupos marginados.

Lee también:   Vicentin Chin y el movimiento de derechos civiles asiático-estadounidense

Estudios del Pew Research Center muestran que para las personas con discapacidades las elecciones realmente importan y están prestando atención al resultado de las elecciones a una tasa más alta que sus pares sin discapacidades. La brecha en el número de votantes no se debe a la falta de interés en las elecciones. sino a que la mayoría de los lugares de votación en Estados Unidos para la votación tradicional, en persona, son inaccesibles, no cumplen con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.

Quería hablar sobre algunos temas que fueron particularmente preocupantes en los últimos ciclos electorales. y creemos que seguirán siendo problemas en el futuro, como la agresividad hacia personas con discapacidades por parte de funcionarios electorales, algo que se dio especialmente en 2016.
Nos preocupa que, en particular, las personas con discapacidades y las personas con dominio limitado del inglés fueron el objetivo de todos los Vigilantes electorales que cuestionan su su elegibilidad para votar a pesar del hecho de que son ciudadanos, que son elegibles para votar y que están en las listas de votantes cuando se presentan a votar el día de las elecciones.
Hemos visto que esto les sucede a menudo a las personas con discapacidades. Si trajeron a alguien con discapacidades y les facilitaron el acceso a la boleta, comienzan a hacer preguntas esos vigilantes cuando no sucede nada inapropiado. Esta es una de nuestras principales preocupaciones de cara a las elecciones intermedias a raíz de la gran cantidad de reclamos de fraude sin fundamento en las elecciones de 2020, ha habido repetidos intentos de limitar ese derecho a la asistencia electoral para los votantes, aunque este es un derecho protegido por el gobierno federal.
la Ley de Derechos Electorales de 1965 establece que si usted es una persona con una discapacidad o una persona con dominio limitado del inglés, tiene derecho a traer a cualquier persona que desee para que lo ayude a votar o lo ayude a emitir su voto por correo. Las únicas limitaciones en eso son que esa persona que le ayude no puede ser su empleador y no puede ser su representante sindical. No tiene por que ser alguien que también esté votando. No tiene que ser ciudadano. No tiene que ser mayor de 18 años, deben solo ser personas de su confianza para que lo ayuden a marcar su boleta de la manera en que la verificó.

El mayor problema es que hay trabajadores electorales o encargados que no toman seriamente los derechos de la gente con discapacidades, que no los respetan y que no cumplen la ley. Y quienes preparan las elecciones no los incluyen cuando están planificando los votos para ofrecer instalaciones que faciliten el ingreso a personas con problemas físicos.
Eso crea más barreras al voto, que finalmente amenazan a todo el proceso electoral.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado