Hispanic L.A.CaliforniaMalapatta Malata 1

Malapatta Malata 1

El sargento Serggio Malapatta Malata, mitad italiano y mitad argentino, recibe órdenes en el cuartel de policía para que arreste a un hombre que acaba de robar a punta de pistola rifle, un Chase en 86th Street y Lexington, justo al lado de Barnes and Noble.

Lo han visto. Malapatta lleva una foto que saca la cámara. Es alto, afroamericano, fornido, musculoso.

Es así como sale disparado en su patrulla. Sus ojos van peinando el paisaje plagado de visitantes al MET cuando ve a un hombre alto, afroamericano, fornido y musculoso justo como lo describe la foto.

Se baja de la patrulla y corre tras él. El hombre mira que lo persiguen y hacia el parque corre donde lo intersecta otra patrulla. Le registran los sobacos, lo manosean a más no poder. El tipo dice un par de cosas pero lo acallan con el cañon en la sien y el clásico «todo lo que diga será utilizado en su contra». Se deja llevar a la comisaría. Cuando le abren la billetera y dan con su nombre en su carné de conducir de California, Malapatta lee:

Lenny Kravitz.

Damned, exclama Casteletto, el más joven. Llama a Malapatta a un lado.

¿Es que nunca has visto MTV you man? Este tipo no es el ladrón, es el cantante de R& B.

Casteletto le cuenta al oficial que se acerca y se disculpa con una voz muy ceremoniosa y alta que llega a Pekin. Desesposan a Kravits el cual sale de la comisaría y se pierde en la multitud y se sube, moviendo la cabeza, a su Lamborghini rojo parqueado en 91 Street.

Humillado sale Malapatta con ganas de redimirse como en la canción de Bob Marley. Esta vez se va al lado Oeste. El ladrón debe andar por la 110. Comienza a peinar con sus binoculares a otro afroamericano: alto, fornido y musculoso. SIn un afro como Lenny. Este no corre, camina. ¿será ese? Para no equivocarse, se acerca por detrás y detecta que el hombre lleva un estuche. Tiene que ser ese–piensa. Se agazapa lo agarra por detrás y lo arroja al suelo. Con la nariz contra el barro, lo esposa y lo sube a la patrulla.

Orgulloso vuelve Malapatta Malata al cuartel de policía con e afroamericano, musculoso y alto. Tiene que ser él. Le abren la billetera, registran sus papeles y dan con el carné en su billetera.

Shit, damned, exclama Casteletto y llama a Malapatta a un lado.

¿Es que nunca has visto VH1 you man? Este tipo no es el ladrón, te agarraste a Wynton Marsalis, el músico de jazz.

Series NavigationMalapata Malata 2, un cuento de Liza Rosas BustosUrbe, un poema de Liza Rosas Bustos
Esta es la parte 61 de un total de 80 partes en la serie La vuelta a Manhattan en 365 dias / Liza Rosas Bustos
Liza Rosas Bustos
Liza Rosas Bustos
Profesora chilena (Valparaíso, 1970). Reside en Nueva York (EUA) desde hace doce años. Ha colaborado para el periódico literario Puente Latino, Hoy de Nueva York. Forma parte del Espacio de Escritores del Bronx Writer’s Corps. Cuentos suyos han aparecido en las revistas Hybrido y Conciencia. Sus poemas, ensayos, artículos y cuentos han sido publicados por la Revista virtual Letralia de Venezuela. Sus poemas aparecen en las publicaciones mexicanas La Mujer Rota y la Revista Virtual Letrambulario además de Centro Poetico, publicación virtual española. Actualmente se desempeña como profesora de español de segunda lengua en Frederick Douglass Academy II de Harlem y realiza estudios de Doctorado en Literatura Hispánica y Luso Brasileña en Graduate Center, City University of New York.

UN COMENTARIO

Comenta aquí / Comment here

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Rusia-Ucrania y la inoperancia de Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad no puede actuar porque Rusia está involucrada en este enfrentamiento con Ucrania. Se trata de un auténtico candado funcional. Seguir así es resignarse a un hecho indiscutible: los miembros permanentes “a la vez que tienen el derecho de veto que puede paralizar la ONU, tienen en la otra mano los botones nucleares que pueden asegurar la destrucción planetaria”.

EDITORIAL

Biden y los inmigrantes: desconcierto y desilusión

Plan migratorio de Biden
0
Llamamos a la anulación inmediata del uso del “Título 42” para impedir que migrantes refugiados soliciten legalmente asilo en Estados Unidos. Y que esta anulación abra el camino para avanzar la esperada reforma migratoria

Lo más reciente

Relacionado