Control y placer, un cuento de Liza Rosas Bustos

Control y placer

De cuando en cuando, Ana, vegetariana, se despierta muy temprano los fines de semana, sale a trotar por el parque, se coloca unos anteojos oscuros, entra al Mc Donalds y se engulle cinco BIG MACS de una sentada.

Su esposa, en tanto, espera que se vaya el vecino de enfrente y se engulle a la esposa de éste.

Te puede interesar:

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.