Especies de un edificio cualquiera en sunnyside

#1

Jenny Garzón. Chavista.  Acaba de llegar a trabajar  arrancando de Chávez. Vive del género en tanto le pagan su primer mes en la taberna colombiana “Sueños”.

#2

El abogado de bienes raíces Carlos Retamales, agorafóbico no diagnosticado, sale todos los días a las 6 de la mañana a darse el major de los gustos: caminar en una calle sin gente.  A veces, cuando el marido de ella no está, muy de mañana, visita a Ana Mandiola Geraldino, que se parece mucho a una novia que tuvo en Lima y cuyos arrumacos, milagro, le calman la ansiedad antes de salir a su trabajo a capear las mareas peatonales.

#3

Ana Mandiola Geraldino, filipina, amenaza a los conductores de taxi paquistaníes en Ramadán:  si cobran de más los acusa a Allah. Tiene dos hijas: la más pequeña trabaja de extra en películas orientales que se filman en Manhattan; la mayor, que odia Queens, no habla tagalog. Se averguenza y dice que es peruana.

#4

Pedro Berstein,  judío argentino, saluda a la tribu cuando le conviene. A veces cuando va a comer parrilladas y necesita un descuento es argentino, para ser mas específico gallego. A veces cuando quiere conseguir trabajo en alguna tienda del rubro fotográfico, es israelí. Da mil gracias que todavía no se fanatizan con el fútbol y los israelíes no han armado un equipo nacional de fuerza.  Su pesadilla es que algún día se enfrenten los miembros de ambos planteles.

Lea también / Read Also
Los retornos

#5

Berta Faúndez, puertorriqueña , marino en reserva, jubilada. Hace días que le viene diciendo a su novia que visitarán su tierra natal, Mayaguez. Todavía sus padres no saben que es machorra.  Tampoco que es republicana.

#6

Carlos Puebla: contador de Cali. Lleva cinco años tratando de pasar el TOEFL para poder ejercer. Mientras tanto, trabaja por cash y por las noches se gana la vida de cajero en “Sueños” . Cuando viaja a Cali dice que es gerente.  Su esposa recibe un cincuenta por ciento de las ganancias que recibe, un veinticinco lo recibe la venezolana y ex chavista, Jenny Garzón, que necesita Consuelo y dinero en tanto le pagan su primer mes de sueldo  donde trabaja Puebla.

#7

Ana Montaño, Lucía Montaño, Argentina Montaño,  ecuatorianas. Vendedoras ambulantes de  tamales en un carrito en la esquina de Roosevelt y la 74th. No saben que les van a quitar la licencia y que las van a deportar.

#8

Javier Hernandez, mexicano oriundo de Puebla, cocinero de un restaurante marroquí. Vive con otros cinco mexicanos, Antonio Farías, Pedro Facundo Corrales,  Andrés Vallejo, Juan Falcón,  Bertino Benitez, todos de Guatemala, que reportan ser mexicanos pero verdaderamente no lo son.

Lea también / Read Also
Oso, un cuento de Erick Wolfrang Talavera Cuya
Artículo anterior‘Ilegales’: como si fuesen esclavos prófugos
Artículo siguienteAnti-gay Ads Launched Amid String of LGBT Youth Suicides
Liza Rosas Bustos
Profesora chilena (Valparaíso, 1970). Reside en Nueva York (EUA) desde hace doce años. Ha colaborado para el periódico literario Puente Latino, Hoy de Nueva York. Forma parte del Espacio de Escritores del Bronx Writer’s Corps. Cuentos suyos han aparecido en las revistas Hybrido y Conciencia. Sus poemas, ensayos, artículos y cuentos han sido publicados por la Revista virtual Letralia de Venezuela. Sus poemas aparecen en las publicaciones mexicanas La Mujer Rota y la Revista Virtual Letrambulario además de Centro Poetico, publicación virtual española. Actualmente se desempeña como profesora de español de segunda lengua en Frederick Douglass Academy II de Harlem y realiza estudios de Doctorado en Literatura Hispánica y Luso Brasileña en Graduate Center, City University of New York.

Comments are closed.