¡Happy Birthday, Palabra Abierta!

Palabra Abierta cumple su primer añito de vida, pero ya corre y habla. Sí, de un proyecto tan atrevido que en octubre de 2009 apuntaba a una alucinación quijotesca más –parido en medio de un tsunami económico que se ensañaba con los medios de comunicación y sus parientes adyacentes– la primera cosecha anual de este refrescante refugio online ha sorprendido a sus propios protagonistas.

Recuerdo cuando Gayol me dijo que iba a proponer el título de Palabra Abierta para esta revista literaria porque sería eso exactamente, un espacio en el éter abierto a la libre creación literaria, sin fronteras nacionales, ideológicas, políticas, religiosas, étnicas o de cualquier otra prosaica índole.

Y así ha sido, es, y estoy seguro seguirá siendo por muchísimo tiempo más. Porque ha venido a cubrir un inexplicable vacío de expresión de las finas letras que tenía la comunidad hispana en Estados Unidos.

Palabra Abierta tiene la rarísima virtud de que en sólo 12 meses ha logrado aglutinar a una verdadera constelación de autores latinoamericanos de alta valía intelectual. Se disfruta en sus páginas de poemas, críticas, ensayos, crónicas y artículos de tan elevado vuelo literario que no creo haya muchas a su nivel en Estados Unidos, Latinoamérica, y hasta en la cuna misma de nuestra fenomenal lengua castellana. ¿Qué exagero? Búsquenme nombres, y luego veré si exagero o no.

Lee también:   Fallaron los esfuerzos por destituir a George Gascón

Soñando en grande –es gratis—veo a Palabra Abierta como un cuaderno literario impreso de imprescindible consulta y lectura en los departamentos de Español de las universidades de California, para empezar.

Es para mi un privilegio, que me honra, ser un modesto colaborador de Palabra Abierta. En esta celebración felicito ante todo a sus dos principales cumpleañeros, Manuel Gayol y Gabriel Lerner, quienes con su audacia, asombrosa energía y un talento de Grandes Ligas, conjuntamente con los prestigiosos autores que ya integran la familia “palabrabierta”, han cocinado este formidable plato de éxito tempranero, que me atrevo a calificar de acontecimiento cultural en ciernes dentro de la comunidad latina en Estados Unidos y ¿por qué no?, de Nuestra América, como llamó José Martí a la que se hincha desde el Río Bravo a la Patagonia.

¡Happy Birthday!, Palabra Abierta

Perfil del autor

Roberto Alvarez Quiñones (1941), periodista, economista y licenciado en Historia cubano residente en California, con 40 años de experiencia como columnista en el área económica, primero en Cuba en el periódico “Granma” (1968-1995), y simultáneamente en la Televisión Cubana, donde fue comentarista de economía internacional, desde 1982 a 1992. Profesor de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana desde 1982 a 1992.
Llegó a EEUU en 1995, y en 1996 comenzó a trabajar en el diario “La Opinión” de Los Angeles, donde fue editor y columnista de las secciones de Negocios, Latinoamérica, El Mundo, y el suplemento “Tu Casa” (bienes raíces), hasta 2008. Actualmente es analista económico de Telemundo (TV), y escribe columnas y artículos para varios medios en español de EEUU y España. Es autor de 6 libros, 4 publicados en La Habana y 2 en Caracas, Venezuela. Ha recibido 11 premios de periodismo.

Lee también:   Los oaxaqueños de Los Ángeles y nuestro racismo

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado