miércoles, febrero 24, 2021

Abuelas de Placita Olvera

“¡Es un privilegio ser abuela y bisabuela!”, grita Rosa Ayala. “Haberme hecho ciudadana para poder votar. Pero yo no… la juventud son el futuro, hay que cuidarlos”.

Ayala habla desde un escenario improvisado en el patio de la Iglesia Nuestra Señora Reina de Los Angeles, en la Plaza Olvera.

A la salida de la Iglesia

“Para que estudien, para que no anden como yo limpiando oficinas”.

La abuela se dirije a los fieles que entran y salen del templo en el centro de la ciudad. Es domingo y junto con otras abuelas ha venido a participar en un evento para registrar nuevos votantes a las elecciones del 2 de noviembre.

“Bendito Dios por cada uno de los jovenes, y porque somos un pueblo de guerreros”, concluye Ayala, y enardece a los presentes repitiendo “pueblo de guerreros”.

Axel Caballero, organizador de Cuéntame, me lleva ante las abuelitas. Están sentadas en una mesa similar a las de votación, esperando a que la gente salga de la iglesia para ofrecerles registrarse para votar por vía electrónica, con unas computadoras.

“Los que quieran se lo podemos hacer manualmente”, dice una. Es fácil, ríe Caballero, hasta una abuelita lo puede hacer.

Son Rosa Rodríguez, Guadalupe Díaz, Carmen Reyes, Amalia González, su esposo Lorenzo González y Rosa Ayala. Todas visten las playeras de Cuéntame, una “comunidad interactiva de Latinos, para Latinos y el publico en general”, como explica Axel.

Qué es Cuéntame

“Tiene doble significado – cuéntame a mi, de cuentas,  y cuéntame tu historia, de contar”.
Cuéntame, que Caballero creó con Ofelia Yáñez con ayuda de Brave New Foundation, existe primordialmente en una página de Facebook, que en pocos meses alcanzó la potente suma de 43,000 seguidores. Hoy están aquí, en carne y hueso, y movilizaron a grupos y organizaciones interesados en promover la participación ciudadana.

Entre ellos, Dale Walker y Marcos Oliva, de los fundadores del grupo Basta que trata de combatir la corrupción en la ciudad de Bell y que ahora promueven la remoción de los existentes concejales vía el voto de destitución o recall. Son idealistas y entusiastas.

“Ya tenemos los votos para lanzar la destitución”, dice Walker. Así es, y luego lo festejaron con un evento para los medios, con casacas rojas y todo, el martes. Aunque no muestran entusiasmo por postularse para los puestos una vez queden vacantes, su interés por la cosa pública es palpable.

También está Jesús de Voto Latino 2010, una iniciativa de la actriz Rosario Dawson y otros y que coloca carteles que rezan “United we win” – Unidos venceremos.

Un llamado al voto latino

El sol quema y en el recinto del templo los carritos de refrescos, aguas y salchichas compiten con los de la política. Las familias que esperan se concentran bajo los arcos de la galería.

Las Abuelas de Plaza Olvera están presentes como miembras que son del sindicato SEIU, local 1877: los janitors. El grupo representa a 25,000 trabajadores de la limpieza y lo preside Mike García, quien hace un apasionado llamado a registrarse y a votar. “Quien quiera ganar las elecciones en California necesita alrededor de 4.6 millones de votos”, me dice. “Y los latinos son 3.4 millones de votantes“.

Así de importantes.

Etelvina Villalobos, una activista salvadoreña es otra integrante del grupo. “Soy una ministra de esta iglesia”, y hace otro llamado a la participación cívica. Luego me cuenta que durante la fase de los anuncios en la misa notificará a la gente de la presencia de Cuéntame.

[bctt tweet=”Como las Abuelas de Plaza Mayo une a estas abuelas no el insondable dolor de tener a sus hijos y nietos y desaparecidos, sino la esperanza de que aquellos por el contrario reaccionen y se involucren ” username=”hispanicla”]

Vienen más abuelitas

Como las Abuelas de Plaza Mayo en Buenos Aires, estas abuelas responden al llamado porque otra no queda. Las une, no el insondable dolor de tener a sus hijos y nietos y desaparecidos, sino la esperanza de que aquellos por el contrario reaccionen y se involucren.

“Yo, sí, ando limpiando oficinas, ahi en la Flower, donde están ustedes”, me dice Rosa mencionando las oficinas de La Opinión. “Somos del pueblo”.

La gente deja el recinto; otros llegan para la próxima misa. Pronto, todas las sillas para el registro están ocupadas. Generalmente, por gente joven y seria. Pero también, en más de un caso, por otra abuelita que ha oido el llamado y viene, para que la cuenten.

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No dejemos que la supremacía blanca dicte cómo vamos a reabrir las escuelas

Es hora de volver a trabajar en un plan para la reapertura de las escuelas y asegurarnos que el proceso proteja la salud de estudiantes y maestros, por sobre todas las cosas

Merrick Garland debe dedicarse a restaurar las instituciones democráticas

Garland devolverá la independencia al departamento de Justicia, después de que Trump lo trató de convertir en una extensión de su poder personal, y a los ministros que sirvieron bajo su tutela, en sus lacayos

Don’t let white supremacy dictate how we go about reopening public schools

The rush to reopen schools is being framed as an act of social responsibility, but if we don’t vaccinate public school teachers first, it is yet another act of white supremacy

Ola racista contra asiático-estadounidenses

Líderes comunitarios denuncian que, aparte de confrontar los desafíos del COVID-19, también deben lidiar con la intolerancia y agresiones.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LO MÁS LEÍDO ESTA SEMANA

LOS 10 TEMAS MÁS BUSCADOS

Los 5 artículos más recientes

LOS 5 COMENTARIOS MÁS RECIENTES