El matrimonio interracial entre tolerancia y racismo

¿Puede el amor triunfar sobre el odio?

Matrimonio interracial: ¿esrechazado como hace décadas o existe hoy la tolerancia? Sandy Close, directora de Ethnic Media Services y veterana periodista en California, mira directamente a la cámara y pregunta: ¿puede el amor triunfar sobre el odio?

California entre todos los estados

La pregunta está en el quid del evento periodístico que Close organizó la semana pasada para editores y reporteros de medios étnicos en el estado, como parte de un ciclo de reuniones remotas similares que se llevan a cabo cada semana.

Según un sondeo de la encuestadora PEW, el 17% de todos los matrimonios en el estado son de parejas interraciales, una proporción que va en aumento. De hecho, este segmento es el de más rápido crecimiento entre los distintos tipos de matrimonios registrados.

Esto sucede mientras que los prejuicios y la hostilidad contra los miembros de familias mixtas también está en crecimiento, agregó la periodista.

Matrimonios interraciales: su proporción aumenta

Cinco de los diez condados con mayor porcentaje de matrimonios mixtos están en California.

Participaron en el panel de expertos Justin Gest, profesor asociado en la Escuela de Política y Gobierno Schar de la Universidad George Mason y Allison Skinner Dorkenoo, profesora asistente de ciencias del comportamiento y ciencias del cerebro en la Universidad de Georgia. Posteriormente la puertorriqueña y afroamericana Sonia Kang, presidenta de la organización Familias Multiculturales del Sur de California, y su esposo Richard, un coreano-americano, respondieron a preguntas de la moderadora, la reconocida periodista y autora Pilar Marrero.

Justin Gest

Matrimonio interracial

Finalmente, escribe la reportera Araceli Martínez Ortega en La Opinión, California está a la cabeza del país en este proceso, seguido de cerca por el estado de Hawaii.

El profesor Gest hizo referencia a un artículo que publicó en el Los Ángeles Times, basado en

 su libro “Majority-Minority”.

En él, anticipa un hito demográfico trascendental en Estados Unidos, cuando los blancos no hispanos no serán ya mayoría del país sino una de las minorías, alrededor de 2045.
Otros países han pasado por transiciones similares, de los que “tenemos mucho para aprender sobre cómo giraron de una situación a la otra”.

Lee también:   E-democracia

Ese tema, extendido a la inmigración, es la base del debate político en nuestro país en estos días, afirmó el catedrático. “algo que nos paraliza en el plano legislativo”.
Más adelante, el experto detalló que los otros países a los que se refería son Bahrein, Singapur, Trinidad y Tobago, Mauritius, y el reino de Hawaii antes de que las islas fueran anexadas a Estados Unidos.

Contrariamente a lo que sucedía a comienzos del siglo pasado, tenemos partidos cuyos constituyentes son de manera consistente de una o de otra raza, a partir de 2004.

Eso incluye también a minorías religiosas, que junto con minorías raciales se alinearon con el partido Demócrata, mientras que los blancos no latinos están con el partido Republicano, algo que no es sano para el país, porque se desliza a un debate existencial sobre el derecho de otras personas a existir como tales.

La función de los gobiernos

Para evitar choques, estados y gobiernos deben encargarse de reducir las diferencias, pero muchos estados hacen lo contrario y explotan las divisiones para ganar elecciones.

La solución a los choques de odio puede ser en construir relaciones a través de los distintos grupos y el matrimonio interracial es la manera más poderosa de que esto suceda.

No hace mucho los matrimonios interraciales estaban prohibidos. En California durante los 50 la suprema corte estatal legalizó el derecho de las personas a casarse a través de las barreras raciales. En aquel entonces, con justificaciones religiosas: dos católicos que quieren casarse pero son de diversas razas.

Esa decisión fue previa a Loving vs Virginia, de la Corte Suprema de Estados Unidos, que 20 años después hizo lo mismo para todo el país.

Los estudios más recientes son francamente desalentadores, dijo Gest, a raíz de la identidad partidaria que se identifica con la identidad social. Señaló estudios que demuestran que los estadounidenses se oponen a salir con personas de ideología política diferente. O ser vecinos, o conversar, o ir a eventos sociales, lo que hace más difícil cruzar los puentes.

Para arreglar esta situación usamos el contacto entre grupos, la teoría del contacto, según la cual cuando la gente de diferentes posiciones se encuentra pero en situación de igualdad de estatus, el prejuicio se reduce.

Lee también:   La pandemia produjo una revolución laboral

Los blancos encabezan la tendencia

Muchos de estos estudios se enfocan en niños o estudiantes universitarios o menores de 25 años. Pero no sabemos qué pasa con adultos mayores de esa edad.

Cuando las personas se casan o se relacionan entre razas la política de la diferenciación cae, trascienden esas fronteras y no dejan que la separación nos divida.

Han habido señales de que algunos quieren llevar a la anulación de la decisión Loving, pero creo que no es más que hipérbole y nada probable. Seguiremos mezclándonos.

El 80%, según el Censo, de quienes se definen como miembros de un grupo multiracial, tienen un padre que es blanco. Eso se relaciona a que la idea de “whiteness”, la blancura, no es ni nunca fue estable. Es una construcción social como todas las razas.

Aunque no fueron subyugados, en las primeras décadas del siglo pasado grupos como los italianos, judíos, eslavos, irlandeses, no eran considerados blancos sino, a veces “white ethnic”. De la misma manera otros grupos van a ser incorporados a la noción de ser blanco. Por ejemplo, el 60% de los latinos de Estados Unidos se auto identifican como blancos.

La combinación de blanco y asiático o blanco y latino son las más frecuentes, y las menos frecuentes son las combinaciones de dos esposos no blancos, que son el 20% de estos matrimonios.

Allison Skinner Dorkenoo

Matrimonio interracial
Allison Skinner Dorkenoo

El tema de la profesora Skinner-Dorkenoo fue reacciones públicas a matrimonio interracial, 55 años después de Loving v. Virginia. Desde entonces la representación de matrimonios mixtos creció en los medios y en todos los ámbitos de nuestras vidas.

La aceptación pública por ejemplo de matrimonios entre blancos y negros subió – mostró la profesora un gráfico – del 4% en 1964, cuando era ilegal en muchos estados, a 94% en 2021, cuando es común y aceptado universalmente.

Sin embargo, otros estados muestran una situación más pesimista en Nebraska, de más rechazo, entre estudiantes no afroamericanos.

Lee también:   La iglesia popular en El Salvador

Alrededor de la tercera parte dice que no tendrían relaciones con afroamericanos, y entre 6% y 8% que “no es una buena idea”.

Otros estudios posteriores llevados a cabo por la catedrática, sin embargo, mostraron que los hombres blancos preferían mantener las estructuras sociales jerárquicas que los beneficiaban. Otro estudio mostró prejuicios contra parejas interraciales de blancos y negros que abarcan a todos los grupos menos a ellos mismos.

Para mantener su poder

También se refirió a las reglas y leyes establecidas por los hombres blancos para evitar y prevenir uniones de otros grupos subyugados a ellos, como mujeres blancas y hombres negros.
Es por eso que quienes tienen ideas de dominio social y estructuras jerárquicas donde ellos son los que las encabezan son los que más se oponen a matrimonios interraciales.

Su estudio halló que entre residentes blancos de Estados Unidos, leer acerca de un supuesto aumento en los matrimonios interraciales llevó a un aumento similar de sus prejuicios contra afroamericanos.

Lee también

Las redes del odio

La falsa base del odio contra inmigrantes

Esclavos unidos, la otra cara del American Dream de Helena Villar

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado